Una de series: The Knick, una trama ambientada en torno a los avances médicos en el Nueva York de 1900

Acabo de terminar de disfrutar de la primera temporada de la serie The Knick, Una historia muy bien ambientada en Nueva York en el año 1900 y que nos traslada a una época en la que los avances en la medicina dieron un salto importante en el camino contra enfermedades, dolencias y trastornos médicos de todo tipo.

La serie, salvando las distancias, me recordó al segundo libro de la saga El Médico de Noah Gordon, se titula Chamán y está ambientado en la guerra civil americana. La serie nos cuenta la historia de un hospital casi 4 décadas después de lo que acontece en el libro, pero ahí podemos ya ir adivinando algunos de los avances que lentamente iba consiguiendo la medicina y la lucha de entusiastas y verdaderos pioneros que creyeron en lo imposible y que encontraron soluciones a problemas hasta esos momentos casi imposibles de resolver. 

La serie, que ya ha anunciado la emisión de una segunda temporada a partir de octubre de 2016, está dirigida por el prestigioso cineasta Steven Soderbergh, un personaje bastante peculiar por sí mismo, autor entre otros filmes destacados de Trafic, por la que ganó un oscar en el año 2000 o la exitosa Erin Brokovich.

El nombre de la serie, The Knick, hace referencia al hospital neoyorquino Knickerbocker y al apócope que usan para nombrarlo, Es el año 1900 y como trasfondo tenemos la guera de Cuba que estaban librando los estadounidenses contra los españoles, la guerra racial en las calles de la gran manzana, las adicciones al opio y a la cocaina, la inmigración desde Europa, las epidemias y las luces y las sombras de una época en la que se avanzaba muy lentamente en el aspecto social, pero que todavía quedaban demasiados ramalazos del pasado.

A mi me ha gustado mucho y ya espero el comienzo de la segunda temporada. Es un producto muy recomendable con tramas mas pausadas, en las que la acción trepidante no tiene mucha cabida y a la que espero que le des una oportunidad porque realmente la merece, aunque sobre las series he descubierto que hay que buscar el momento adecuado para verlas y que, como es lógico, la diferencia de gustos, es la que al final determina las preferencias o el seguimiento de unas y otras. He recomendado a amigos y conocidos algunas que me han gustado mucho y que, tras visionarlas, me han dicho que no les ha gustado y viceversa.

La imagen la encontré en Ras Pública, donde también podrás leer una interesante crítica sobre esta obra.