El perro del ébola

Como bien sabrás, España ha tenido el dudoso honor de ser el primer país en el que un ciudadano, en este caso una enfermera se ha contagiado del virus del ébola, fuera de los habituales focos de la infección en África.

Como no soy experto en microbiología, no soy médico y desconozco el tratamiento que debe seguirse para acabar con la enfermedad, me limitaré a dar mi opinión sobre un par de asuntos que han copado todas las portadas y buena parte de los espacios digitales de la autodenominada prensa española en las últimas horas.

El sacrificio del perro Excalibur ha sido la noticia e información más destacada y profusamente desarrollada, dejando en un segundo y tercer plano, o incluso obviando otras noticias de actualidad mucho más importantes bajo mi humilde punto de vista. 

Amo a los animales y casi toda mi vida he tenido perros y gatos en casa, pero darle tal protagonismo a este hecho, me parece fuera de lugar para una prensa que pretende ser seria, pero supongo que estarán intentando acercarse al gallinero de #Twitter, donde las tendencias (trending topics) marcan muchas veces las líneas editoriales y de contenidos de algunos medios. 

Aquí entraríamos en otro interesante debate, que dejaremos para otro día, sobre si el periodista debe estar tratando los temas que él/ella considere más importantes o dejarse llevar por los temas que siguen más los usuarios/lectores. Lo dejaremos pendiente.

En Twitter la etiqueta #SalvemosaExcalibur sigue como trending topic destacado y supongo que así continuará hasta que lo sacrifiquen finalmente o lo indulten, algo improbable, dado el nivel político que tenemos en España, a cuyo lado el propio perro podría dar lecciones a unos cuantos.

Repito que no soy un experto en los protocolos que deben seguirse y por qué se debe actuar de esa forma y no de otra, pero bajo mi punto de vista creo que si el perro tuviera ëbola, podría ser una buena fuente de información de cara a tratar el virus, en laboratorios especializados y estudiando el compotamiento de la enfermedad en el animal, o incluso si cabe la posibilidad de que su propio organismo genere anticuerpos que sea interesente estudiar para crear un fármaco, una vacuna o un remedio que sirva para el resto de los humanos, si no tiene el virus ¿para qué matarlo entonces? Si hay datos médicos que descartan la supervivencia de los perros si han contraído el virus o que son especialmente peligrosos para contagiar a otras personas o existen otro tipo de factores que desconozco, olvida lo que he escrito en este punto. Pero al ser un protocolo aprobado por políticos, permíteme que dude de su lógica. El mayor experto que existe en el mundo sobre el virus del ébola, Eric Leroy,  ha manifestado al respecto que no hay que matar al perro porque es interesante bajo el punto de vista científico.

La imagen de Excalibur, el perro protagonista de la actualidad en las últimas horas, durmiendo tranquilamente en un sofá, la encontré en Google.

No hay comentarios: