La suerte es el residuo de los designios

El pasado viernes a media tarde conocimos la triste noticia del fallecimiento del ex entrenador del F.C. Barcelona Tito Vilanova, noticia que recibí mientras estaba en directo realizando el programa Mercado de Capitales, que cada tarde emitimos en Bolsa.com y a través del Canal 2 de Radio Esperantia

Precisamente fue mi interlocutor en ese momento el que me alertó del hecho. Es un programa de economía y bolsa y el deporte, como es lógico, tiene poca cabida en los minutos que analizamos mercados, índices y magnitudes macroeconómicas. No obstante al ir a analizar uno de esos índices, me comentó que había visto una noticia que no quería haber leído nunca y me imaginé que sería la confirmación del fallecimiento del deportista catalán.

La muerte de Tito me hizo pensar durante toda aquella tarde y el resto del fin de semana sobre la la muerte, la vida y también de la suerte.

Sobre la vida y la muerte estoy aprendiendo mucho los últimos años y cada día que pasa me siento más feliz de seguir existiendo y menos desasosegado ante la idea del fin. La muerte es algo que ya no me preocupa tanto ni ocupa mi tiempo en pensamientos en torno al más allá. 

Centrándonos en la vida de Tito Vilanova, es curioso observar como una persona a lo largo de su vida luchó por un sueño, hizo todo lo posible por que se cumpliera y en el momento que alcanza su meta, los hados del destino se lo arrebatan. Quizás en el camino para la consecución de su objetivo disfrutó mucho y saboreó con deleite cada uno de sus logros. Me quedo con eso. No lo conocía personalmente, pero daba la impresión de que era un buen tipo, aunque su marcha me pilló algo lejana.

Muchas veces en la vida intentamos conseguir con mucho esfuerzo algo que da la impresión que es una meta que nos va a satisfacer plenamente, pero elementos ajenos a nosotros se confabulan para desviarnos de nuestro camino o para quitárnoslo directamente. Visto de este modo la suerte si existe, aunque también es cierto que es algo muy relativo y que hay que ver con perspectiva. 

Es bueno y loable tener altos objetivos para nuestra vida, pero creo que en el camino está la verdadera felicidad. 

El título de la entrada es un frase del escritor británico John Milton sobre la suerte.

No hay comentarios: