Filtran un listado de teléfonos de famosetes y gente que no los conoce de nada los masacran a llamadas

Definitivamente debo vivir en otro mundo porque me acabo de enterar que se han filtrado una serie de números de teléfonos de famosos y famosetes de tres al cuarto y me ha parecido una soberana estupidez, por no decir directamente una absoluta gilipollez.

Sin embargo, por lo que leo, es una de las noticias fundamentales en este país de pandereta que no se preocupa de la falta de empleo ni de oportunidades, pero que si aparece el teléfono de la Pantoja, por citar un ejemplo, la llaman y le mandan mensajes sin pensárselo dos veces.

Que la gente le preste más atención a estas chorradas que a su propia vida, dice mucho de sí sobre el tipo d sociedad en la que se ha convertido nuestro país, un patio de porteras algo más grande de lo habitual, pero, patio de porteras a fin de cuentas.

Me pregunto qué puede motivar a alguien a llamar a un número de otra persona que ni conoce, ni le interesa en absoluto mantener una conversación con ella. Visto, lo visto, para un buen número de individuos-as, les va la vida en ello. 

Reconozco que cada día soy más escrupuloso con mi intimidad y con mis reducidas amistades verdaderas y por ello quizás no sea ejemplo de nada, pero he intentado ponerme en situación y sigo sin encontrar la lógica.

Siguiendo con el personaje de la Pantoja, que sí aparece entre los número filtrados, imaginemos que cae en mis manos y tengo la posibilidad de llamarla o de mandarle un mensaje. La pregunta que me haría sería para qué voy a llamarla, qué me interesa de ella, qué le voy a decir. No la conozco de nada, supongo que no compartimos muchas inquietudes y que vivimos en mundos diametralmente opuestos. He visto la lista y, de hecho, no estaría interesado en llamar a ninguno de esos números. Y todo ello, partiendo de la base de que esa persona no me ha facilitado su número, por lo que creo que no estoy autorizado para llamarla.

Si hubieran hackeado mi agenda no habrían conseguido más de 10 números y tirando por lo alto. Con el tiempo he descubierto que tener cientos de números de teléfonos a los que nunca vas a llamar y de los que tampoco vas a recibir ninguna llamada, te emplea tiempo y espacio para realmente nada.

En Twitter puedes seguir este culebroncillo a través del hash #telefonosfamosos. 

La imagen la encontré en El trastero de la Imaginación.




No hay comentarios: