El 28 de enero la edad de jubilación en España aumentará de 65 a 67 años

Estos días se está debatiendo sobre el futuro de nuestras pensiones en el denominado Pacto de Toledo. Lo que verdaderamente están haciendo es un paripé porque la decisión ya está tomada y el próximo 28 de enero se aprobará el aumento e la edad de jubilación de los 65 años actuales a los 67.

Casi todo lo que tiene algún tipo de relación con España es surrealismo puro y el toque kafkiano lo encuentras en cualquier decisión que toma un Gobierno u otro. Sólo tienes que ver a la portavoz del PSOE en el Pacto de Toledo, para darte cuenta de los que deciden nuestro futuro.

No sé si me he vuelto loco o no termino de entender bien las cosas. En un país con un 20% de parados que suman en torno a los cinco millones de personas y con tasas de desempleo juvenil en algunas zonas por encima del 60%, la nueva medida pretende alargar la vida laboral de los mayores de 65 años, algo que dificultará enormemente el ingreso en el mercado de los menores de 25.

Por otro lado el Gobierno ha dado ayudas ingentes a bancos y cajas con nuestro dinero que sale de los impuestos que pagamos para que se destine a pagar jubilaciones anticipadas a sus empleados a partir de los 50 años.

Hasta ahora era necesario tener cotizados al menos 15 años para optar a una pensión. Lo pretenden subir a 20 o incluso a 25, de modo que, tal como está el panorama, completar una vida laboral más o menos decente va a empezar a ser noticia.

Las empresas han despedido a inmensas cantidades de trabajadores por encima de los 45 y 50 años que en un mercado laboral como el español, pueden considerarse muertos vivientes porque podría hablarse de un milagro que sean contratados por alguna empresa, salvo excepciones, con esas edades.

No sé si para facilitar las cosas o empeorarlas todavía más se elimina la limosna de los 426 euros para los que ya han agotado su prestación. Casi un millón más de familias que tendrán que recurrir a los puentes y a los contenedores de basura para subsistir.

Sin embargo los diputados no tienen intención de repartirse los bienes de todos los ciudadanos, quedarse con sus cuentas corrientes, con su dinero y aprobar el derecho de pernada, todavía, sólo se han blindado los sueldos, las prebendas y las jubilaciones doradas.

Yo ya no me aclaro con todo este lío. No sé si el Gobierno quiere resolver los problemas o lo que pretende es que la gente viva en las calles y se alimente de la basura, mientras los responsables viven como reyes a costa de todos los demás.

Por cierto, nos tienen preparado un regalo para comenzar bien el año, aunque ya hablaremos de ese tema en otro momento.

La imagen la encontré en Tengo Política.

1 comentario: