El Gobierno español defiende al genocida marroquí hasta niveles que rozan el ridículo

Hoy se han sucedido un aluvión de noticias relacionadas con el genocidio que el asesino y ladrón Mohamed VI y sus secuaces están perpetrando contra el pueblo saharaui.

La actuación del miserable Gobierno español, defendiendo al sátrapa deja a sus miembros a una altura tal que las cucarachas podrían mirarlos por encima del hombro sin ni siquiera ponerse de puntillas.

Esta mañana un político serio, honrado y cabal como Julio Anguita siguió denunciando los hechos execrables cometidos por los tiranos asesinos del régimen y ha llamado con toda la razón del mundo a romper todas las relaciones económicas con Marruecos. Tal como piensa él mismo y una gran mayoría de españoles, no es de recibo seguir manteniendo relaciones preferenciales con un régimen asesino que no deja de matar, torturar y violar sistemáticamente todos los derechos humanos de un pueblo.

Como suele ocurrir con este tipo de noticias, los fanboys y palmeros del PSOE han acudido en ayuda de su secta para intentar, sin éxito, defender los argumentos rastreros e indefendibles de un Gobierno que, por lo visto, quiere hacerse el harakiri con el genocidio saharaui.

Durante toda la jornada varios ministros y miembros del Gobierno no han querido dejar sóla a la incompetente ministra de Exteriores y han hecho el ridículo a coro en todos los foros en los que ha surgido el tema.

El portavoz de Defensa del PSOE en el Congreso ha defendido la venta de armas a Marruecos porque, según afirma, "si careciera de capacidades militares sería un desastre para España". Estas declaraciones las ha realizado el mismo día que algunas ONG´s han mostrado su preocupación porque las armas que España vende a Marruecos se usen para el genocidio de los saharauis.

La ministra encargada de proteger el impuesto revolucionario del canon ilegal a todos los ciudadanos ha soltado otra perla grandiosa diciendo a los artistas que no opinen sobre el Sáhara porque no son expertos.

Hoy varias organizaciones en defensa de los Derechos Humanos han formalizado en la Audiencia Nacional una nueva querella contra varios miembros del Gobierno de Marruecos por genocidio, querella que ha sido admitida por el alto órgano judicial.

Precisamente uno de los implicados en la querella, el falsario ministro del Interior del sátrapa Mohamed VI se ha entrevistado con su homólogo español para contarle una buena ristra de mentiras y para seguir dejando bien claro que el Sáhara es territorio soberano de Marruecos y que no se piensan bajar del burro, aunque la ONU y más de 100 países hayan reconocido a la República Árabe Saharaui Democrática como el único país soberano de la zona.

No sé cómo no se les cae la cara de vergüenza a los genocidas y a nuestro Gobierno que defiende sus intereses a capa y espada por oscuros intereses que desconocemos y que deben ser muy importantes para que nuestro Gobierno se arrastre como un gusano ante el reyezuelo feudal.

Nuestro ministro del Interior da por buena la versión de Marruecos de una entrada pacífica en los campamentos y que el ciudadano español muerto, falleció en un accidente automovilístico y se ha comprometido a investigar cualquier duda que inquiete a España. Como ya conocemos al personaje, podemos traducir fácilmente sus palabras en que no harán nada de nada, salvo seguir defendiendo al genocida Mohamed VI y a todos sus asesinos. Ya lo han demostrado con creces y no parece que vayan a cambiar de opinión.

Tal como afirman varios medios, el PSOE se ha encontrado ya con su Irak o su Prestige en el Sáhara, manteniendo una posición absolutamente contraria a la del resto de españoles.

Representantes del Frente Polisario, cansado ya de tanta injusticia y de tanto amparo a los asesinos, ladrones y genocidas que están acabando con su pueblo, advierten que esta tensión puede llevar a un conflicto de consecuencias imprevisibles.

La imagen de Julio Anguita la encontré en Voto en blanco.

2 comentarios: