Los granjeros de Facebook y un gol de David Saavedra

Los lunes son días que invitan a iniciar algo tras el descanso del fin de semana. Sin embargo algunos de esos lunes, da la impresión de que seguimos viendo un nuevo capítulo de lo de siempre.

Las cenizas del volcan islandés de nombre impronunciable han marcado la agenda desde el viernes para miles de personas o quizás millones, si nos atenemos a la repercusión que está teniendo en todo el mundo. A las cancelaciones de vuelos, se le suman las suspensiones de eventos, traslados maratonianos por carretera y nubarrones de colapso económico en algunas aerolíneas que no pueden aguantar mucho tiempo con sus aviones en tierra.

Pero no quería ponerme muy trascendente en esta entrada ni tampoco hablar de deportes, del que hemos tenido para dar y regalar las últimas 48 horas, me voy a quedar con una noticia muy curiosa que me ha hecho reir, me ha hecho pensar y me ha movido a escribir estas líneas.

La noticia en sí cuenta que unos estafadores pretendían engañar a los granjeros de Facebook. Suelo usar esta red social, pero siempre he pasado de las aplicaciones con las que puedes jugar, pasar el rato y gastarte la pasta, de modo que no conocía Farm Town, algo así como una aplicación para crearte una granja virtual y empezar a disfrutar de la sana vida del campo desde el cómodo asiento frente al ordenador en tu casita.

Para ver de qué iba la cosa, me instalé la aplicación, me hice el avatar correspondiente y me puse a currar en mi granja. La imagen pertenece a parte de ella. Las dos parcelas que aparecen vacías tenían tomates y no sé qué más que recolecté mientras escribía ésto.

Si te gusta el frikismo en Farm Town te vas a encontrar verdaderos especímenes dignos de estudio. Desde el hincha del Real Madrid que se curró un escudo con sus cosechas, hasta enfermos virtuales. Los psiquiatras virtuales deben ganar una pasta gansa en este tipo de movidas.

Mientras escribía esta historia vino otro granjero a pedirme ayuda para que le regara sus cultivos porque tenía algún problema y tuve que comprar una manguera. Luego vino otra granjera para lo mismo y me tuve que comprar guantes. Poco después llegó otra tía para que le rastrillara los cultivos y me tuve que comprar un rastrillo.

De momento no he tenido que soltar pasta real, pero por lo que se ve, conforme va avanzando el juego, necesitas hacer desembolsos más saladitos y para ello debes canjear tus euros por dinero virtual del programa. Y luego dicen que intentaban timar a los granjeros de Facebook en la noticia, cuando a unos cuantos ya los vienen timando desde siempre.

Lo más curioso es que cada vez hay más individuos e individuas enganchados y adecúan su vida real al día a día de su granja virtual.

Farmville y Farmtown son dos aplicaciones similares que se hacen la competencia entre sí dentro de Facebook. No sé hasta donde pueden llegar los usuarios, pero en un de mundo de locos, cualquiera sabe.

Creo que no pasaré mucho tiempo en mi granja virtual. Si pasas por ahí y los buitres, las ratas o los banqueros no se han comido las cosechas, puedes coger lo que quieras. Me gusta mucho la vida real, como para perderla en un universo virtual tan vacuo. Aunque al que le guste, tiene un amplísimo universo esperándolo.

Seguramente el mundo de las granjas se ha hecho más popular porque en el fondo todos llevamos un granjero dentro, pero si no es tu caso, puedes probar suerte y hacerte un magnate del ferrocarril, de los camiones, de los trenes, de la Bolsa y un larguísimo etcétera.

Actualización: Retiro todo lo dicho de Farmville. Me acabo de poner el mono de trabajo y llevo dos días currándome la granja. A ver si al final me voy a enganchar:-))

Actualización: Tal como dice J.R. Mora y expresa perfectamente el misterioso caso en su viñeta, no deja de ser una nueva esclavitud. Tras mis dos días currando en la plantación, estoy cansado ya de recolectar, de plantar, de atender a mis vecinos. Es agotador y por eso he decidido escaparme.

Y ya puestos, te dejo con un gol que marcó mi hijo, David Saavedra, este sábado desde el centro del campo. El resto de los que metió están en mi canal de Youtube. Hay de todo. De falta, de vaselina y de penalti. Este sábado nos ofreció todo un ramillete.



2 comentarios: