La ley de la cuadra

Hoy, para serte franco, no tenía muchas ganas de escribir. Estoy saturado de noticias, casi todas malas, malísimas, y estaba decidiendo si darme el día libre.

Mientras ZP lo tiene muy difícil para dejar el país como un solar en los apenas dos años que le quedan para destruirlo, su socio de coalición, el PP, intenta minimizar los daños a uno de sus pesos pesados, Jaume Matas, ex presidente de Baleares, al que no lo salva, según creo, ni Perry Manson, como diría Chiquito.

Ayer la ministra de despilfarros de ZP, Elena Salgado, se reunió con los 17 colaboradores, 19 si contamos a Ceuta y Melilla, para buscar un plan que consiga descapitalizar el país y entrar en bancarrota cuanto antes para que nos salve mamá Europa. Es más o menos lo que ocurrió ayer en la reunión con las otras termitas del Estado, aunque de puertas hacia fuera nos quieren vender todo lo contrario.

Llevan meses e incluso años viendo como la deuda pública crece, crece y crece y siguen hablando, creando comisiones, reuniones, teatrillos y vodeviles baratos para hacernos creer que están haciendo algo. Todo es mentira.

Si en lugar de una inútil al frente de Economía que depende de otro inútil al frente del Gobierno, hubiera un ama de casa normal y corriente de cualquier barrio de cualquier ciudad española, la economía no estaría con la soga al cuello. Pero no tenemos esa suerte.

Cualquier ama de casa sabe que no debe gastar más de lo que ingresa, y si lo hace en situaciones puntuales, debe cubrir la diferencia cuanto antes.

El Gobierno de inútiles e ignorantes que padecemos deben creer que el dinero es infinito y que se puede sacar y sacar, sin que tenga la menor importancia que los ingresos no están a la altura.

Despilfarrar en gilipolleces, subvencionar a amiguetes y mantener la trompetería televisiva afín, es la única máxima de un Gobierno que, según creo, está ya de cuerpo presente. Es un cadáver que tendremos que soportar otros dos años más, hasta que llegue el heredero natural, Rajoy y termine de acabar con los restos del país porque tendrá que pagar muchos favores que nos cobrará a todos en impuestos.

Pero da lo mismo. La cantera de idiotas y gilipollas de la coalición PSOE-PP sigue dando buenas cosechas y aunque roben, maten, estafen, engañen y sigan mintiendo, los borregos los seguirán votando. Es la ley de la cuadra. Algo así como la ley de la selva, pero adaptada a gañanes.

ZP. ¿qué le vas a decir mañana al padre de familia que deje de cobrar el desempleo o el subsidio? ¿Lo vas a invitar a alguna reunión?

La imagen del caballo posando para Crónicas de Esperantia junto a su cuadra, la encontré en Infojardín.

3 comentarios:

Jorge A. dijo...

Después critican el crecimiento de la economía sumergida. Si el Fisco golpea con más crudeza a los que más jodidos estamos... ¿seguimos poniendo el culo o trazamos alternativas?.

Que el nivel de crecimiento es cada dia inferior. Normal, podemos ver a un Ingeniero Industrial trabajando de fontanero porque no hay oportunidades para él. Años de carrera, sudor y sacrificio (sin contar costes de estos estudios) para tener que trabajar como peón porque el presupuesto de creación de empleo es destinado al catering de marisco de las reuniones de esos imbéciles. Ojo, no digo "imbécil" como insulto sino como realidad: gastar más de lo que se gana es de idiotas.

Si uno analiza un poquito la situación y no hay que ser licenciado en economía, se dará cuenta que seguimos en la edad media: el abad cada dia más gordo y robando los diezmos a los comuneros (pero por lo menos ellos tenían trabajo).

María B. dijo...

Tenemos los políticos que nos merecemos. El sistema que nos merecemos y la situación que hemos elegido por tontos. Tienes toda la razón, Jorge, estamos en la Edad Media.

Un saludo

Fran J. Saavedra dijo...

Jorge, hemos llegado ya a un punto que supongo sin retorno, en el que la gente se busca la vida como puede. Un sálvese quien pueda, vamos.

María, desgraciadamente es así como está la cosa.

Besos o abrazos a elegir