Silencio, España duerme. No la despiertes.

Ayer por esas casualidades de la vida, estuve viendo en la tele un partido de fútbol: Sevilla - Real Madrid, un partido de liga en la sexta jornada que enfrentaba a dos equipos muy en forma de primera división.

Hasta ahí, todo normal. Pero hete aquí que perdió el Madrid y a partir de entonces se desencadenó una catástrofe que no acabo de entener muy bien. Al llegar a casa empecé a leer los diarios deportivos a ver qué había pasado y los medios fundamentalistas deportivos estaban llenos de comentarios sobre un hecho que tampoco es que sea tan dramático, pero que muchos se lo tomaron como si fuera la víspera del fin del mundo.

Los seguidores madridistas criticaban a todos y cada uno de los jugadores que habían salido al campo y hacían sus propias alineaciones. Habría que quitar a fulano y meter a zutano. Perengano es malo. Zutanito no sirve para el Madrid, Con Fulanovich jugamos con 10, etc.

Las buenas noticias para el Real Madrid y para sus seguidores es que dependen en la liga todavía de sí mismos. Queda mucho. Estamos en el principio y se tienen que jugar todavía muchos partidos.

Las malas para el Madrid es que, visto lo visto, harían bien en cachear a algunos seguidores antes de los partidos del Bernabeu por si llevan latas de gasolina para quemar el campo.

La historia con la que hemos abierto este lunes el blog, no es más que un indicio de lo que está ocurriendo en el resto del país. La mayoría preocupados de estupideces y chorradas mientras el vendaval económico se los va comiendo a bocados a su paso.

Hemos llegado a un punto en el que las cifras del paro ya han dejado de ser noticia. Las subidas de impuestos, de la luz, del agua, de los alimentos y de todo en general se ve como algo normal, mientras el IPC, curiosamente sigue en números negativos.

Los sindicatos a sueldo del Gobierno siguen viviendo su particular edad de oro a base de subvenciones y prebendas que los paralizan totalmente.

Los verdaderos dueños de España, mientras tanto siguen con sus actividades diarias, el robo, la extorsión, la injusticia social y la corrupción generalizada. Bancos, Empresas petrolíferas, compañías eléctricas, compañías telefónicas y demás compinches siguen a lo suyo robando a manos llenas a los ciudadanos.

Si sales a Europa, la verdadera, no la de atrezzo como la nuestra, mira cuánto vale el pan, la leche, los huevos, el ADSL, la gasolina, cómo tratan los bancos a sus clientes por ahí y luego lo comparas con los sueldos que se cobran ahí.

La diferencia está en que mientras en la verdadera Europa exigen a sus administradores algo de capacidad para manejar los destinos de un país, aquí nos importa un pimiento.

Me parece alucinante que un parado, alguien que se deja robar diariamente en España: luz, agua, ADSL, pan, leche, gasolina, casas, se preocupe sólo de si Raúl va a jugar el domingo o se lo van a comer crudo en el próximo entrenamiento.

Para que no me tachen de antipatriota, aquí va mi aportación para cambiar algo las cosas: Propongo que se cambie el escudo de España y se ponga al gato durmiendo de la imagen. Creo representa mucho mejor al país que el que tenemos ahora. Si le ponen al felino un escudo del Madrid, ya la alegoría es casi un calco de la realidad. Algo así como aparece en la foto.

La imagen la encontré en el Blog Ainhoa Imperfecta y el montaje lo hizo J.R. Mora. Pensábamos hacerlo con su gato, pero estaba en otra sesión de fotos en ese momento. Pero nos ha prometido que en las próximas sesiones se presta.


5 comentarios: