Los antiabortistas vuelven a pasearse por Madrid

Ayer asistimos a otro esperpéntico capítulo en Madrid protagonizado por las asociaciones antiabortistas y sus colegas en la marcha contra el aborto que promovieron 46 asociaciones del ramo.

Realmente me sigue sorprendiendo este tipo de cosas, pero como el Gobierno que tenemos intenta, pretende o simula ser el más progresista entre los progresistas se pasa muchas veces de frenada y llega a aprobar decretos o leyes que casi hacen el aborto obligatorio, que no es el caso.

Siempre he sido partidario de que el Gobierno se dedique a gobernar y no a fiscalizar las acciones de cada uno de sus ciudadanos con leyes, decretos, cortapisas, concesiones y demás zarandajas que sirven para bien poco.

En una sociedad moderna e informada convenientemente, el aborto sería el último recurso ante los embarazos no deseados, pero por lo que observo, se está tomando muy a la ligera este asunto y abortar ya está considerado por muchos, un método anticonceptivo más.

La iglesia católica que venimos padeciendo con excesiva virulencia en España en los últimos siglos sigue con su cruzada hipócrita a favor de los no nacidos, pero tampoco veo que haga muchos esfuerzos por luchar decididamente por la vida, evitando la muerte de tantos y tantos niños que si que han nacido y que por dejación, corrupción u omisión, mueren a los pocos meses o años de edad. El resto de confesiones tampoco se salvan.

En algunos lugares he leído una propuesta en la que recomiendan al Vaticano que venda todo su excelso patrimonio y acabe de una vez con el hambre en el mundo. ¿No promueven la caridad, la solidaridad y el amor? Que den el primer paso adelante.

Resulta confuso escuchar al Papa o sus colegas instalados en palacios inmensos animar a la solidaridad y luchar contra el hambre. Es bastante contradictorio, ¿no crees?

Sobre la manifestación de ayer en Madrid con el habitual baile de cifras que varían entre las 250.000 o los 2 millones, paa que te hagas una idea de los criterios. Yo me quedo más con las cifras del Manifestódromo las 47.000 o 97.000. del manifstódromo, Creo que es una manera más de hacer el ridículo como otra cualquiera porque pienso que el aborto no es un plato de buen gusto para cualquier mujer y es ella la que debería decidir y una vez que hubiera tomado la decisión, respetarla y apoyarla.

Quizás no sería una mala idea crear algún sistema mediante el que las mujeres que no quieran tener a sus hijos puedan entregarlos de un modo más normal que ahora a aquellos padres que desean adoptar niños. Se matarían dos pájaros de un tiro y se resolverían muchos problemas, pero no creo que con el tipo de gente tan politizada y tan sectarizada que tiene que decidir sobre estos asuntos puedan llegar a algún acuerdo tan beneficioso para todos.

Mi opinión al respecto es que nadie tiene que decirle a una mujer lo que debe hacer con su vida, ni gobiernos, ni oposiciones, ni iglesias de cualquier tipo. Sería ideal encontrar algún sistema por el que las mujeres que quieren adoptar pudieran entregar los hijos no deseados a los padres que desean adoptarlos y no pueden, pero la lógica en este país no suele funcionar muy bien.

La imagen de uno de los momento de la manifestación la encontré en El Mundo.

2 comentarios: