Fallece Sabino Fernández Campo, ex jefe de la Casa del Rey

Esta noche ha fallecido a los 91 años en la Clínica Ruber de Madrid, Sabino Fernández Campo, ex-secretario de la Casa del Rey Juan Carlos I de Borbón.

El fallecimiento se produjo al agravarse su estado tras la operación a la que había sido sometido hacía unos días.

No tengo nada contra este señor, ni tuve ninguna relación con él, de modo que mi opinion es bastante aséptica como para no ser perturbada con elementos ajenos a la propia critica pura.

En primer lugar la realeza la considero una perturbación anacrónica de un mundo que ya pasó y que no debería perpetuarse más con las iniquidades típicas de los que se sienten superiores a los demás.

Me llama la atención que en las biografías que aparecen no hay ninguna referencia a lo que hizo hasta el año 1975, momento en el que murió el dictador Franco que nombró a su sucesor que todavía padecemos.

Me suena a las historias que contaban los soldados americanos que combatieron en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Se quedaban maravillados al no encontrar a ningún nazi. Todos habían desaparecido como por arte de magia y la población que se encontraban eran demócratas de toda la vida.

Aquí ocurrió casi lo mismo. Un miserable individuo se mantuvo por las armas 40 años en el poder y tras su muerte, mágicamente todos eran demócratas de toda la vida. De esta democracia de atrezzo que tenemos en los que unos pueden robar y estafar más que otros.

No sé qué hizo este señor en los años 40 ó 50 porque no aparece nada de él. Seguramente como era demócrata se escondió en su casa y no salió hasta que el dictador murió. Debió suceder de esta forma, supongo.

Ah no, espera que aquí hay alguna información sobre él en la que cuentan que no estuvo escondido, fue incluso secretario de seis ministros franquistas. Te aseguro que este dato será obviado por los medios para fabricarle un pasado aterciopelado, democrático, edulcorado para que a todos los gañanes del reino se les meta en la cabeza claramente que aquí todos eran demócratas incluso cuando no lo eran.

Un señor que fue secretario de seis ministros mientras el miserable dictador se hinchaba a firmar sentencias de muerte y a pasarse por el forro los más elementales derechos humanos, no me parece que sea alguien como para respetarlo demasiado.

No sé que pensarás, tú, pero yo creo que un tío que se pasó la mitad de su vida ocupando importantes cargos en una dictadura y apuntalando el régimen del sucesor del dictador, deja bastante que desear.

Ha sido una pena que su fallecimiento llegara sin haber escrito unas buenas memorias en las que nos contara con detalle lo que verdaderamente sucedió el 23 de Febrero de 1981, durante el intento de Golpe de Estado. Pero a no ser que las haya dictado antes de su muerte, nos quedaremos con las ganas.

No puedo decir exactamente que sienta su muerte o que me alegre. Murió tras una larga vida y a otra cosa mariposa. Como no le deseo mal a nadie, espero que descanse en paz.

La estatua de de Fernández Campo en Oviedo, su ciudad natal, la encontré en la Wikipedia.

1 comentario: