El misterio del vuelo AF447 de Air France

Los accidentes aéreos siguen golpeándonos con fuerza a pesar de que cada vez es más seguro viajar en avión, pero el hecho de que de un golpe pierdan la vida más de 200 personas y de un modo tan atroz, nos sigue estremeciendo.

Encontrar los restos del avión se presenta como una tarea hercúlea dada la superficie a buscar como a la premura de tiempo que se tiene hasta que los posibles restos queden totalmente sumergidos. No obstante existe un halo de esperanza tras el anuncio de un piloto de la aerolínea comercial brasileña TAM que asegura haber visto señales resplandecientes de fuego sobre el mar en la zona.

Como suele ser habitual en estos casos, la procesión de expertos y enteradillos por los medios de comunicación es incesante y cada uno aporta su grano de arena para intentar encontrar respuestas al hasta ahora gran misterio de la desaparición de un avión en medio del océano Atlántico sobre el que se tienen tan escasos datos.

Parece que el Gobierno francés descarta el atentado como causante del siniestro y la lógica invita también a desechar el rayo como desencadenante, por lo que se abren todavía mayores incógnitas.

No quiero dármelas de expertillo de tres al cuarto, pero en el caso de los rayos, es bastante improbable que puedan volatilizar un avión y son mucho los casos en los que aeronaves atraviesan tormentas con profusión de aparato eléctrico. Cuando volvía de Australia de cubrir el Open de tenis, en medio del océano Índico nos sobrevino una tormenta y estuvimos más de dos compartiendo con rayos y truenos nuestro hasta entonces plácido viaje.

El avión se mantenía en el aire sin problemas, pero uno o varios rayos alcanzaron las alas y la cosa empezó a ponerse complicada. Subíamos de repente 200 metros, bajábamos a peso otros 50, fue toda una experiencia, pero recuerdo que no tuve miedo ni sentí pánico. Lo vi como algo normal en un viaje.

Volviendo al Airbus 330 de Air France, el caso me recuerda al fatídico vuelo 800 de TWA, donde se dieron casi las mismas circunstancias, aunque en ese caso se supo que el avión explotó en el aire, como cayó y exactamente donde fueron a parar sus restos. En Youtube tienes el capítulo completo sobre esta siniestro perteneciente a la serie catástrofes aéreas de National Geographic Channel

En este accidente se barajaron las hipótesis del lanzamiento de un misil desde un crucero norteamericano que estaba de maniobras en la zona, hasta un atentando terrorista, pero tras la ardua y metódica reconstrucción del aparato no consiguieron encontrar la triste realidad.

Tardaron meses e incluso años en conseguir averiguar que la explosión en un tanque de combustible en pleno vuelo se debió al mal estado de las conexiones eléctricas, a la temperatura del propio combustible que se calentó demasiado y a la mala suerte.

El Airbus A330 es una nave muy fiable y segura. Échale un vistazo si quieres también a este aterrizaje sorprendente de un avión canadiense de Air Transat en las Islas Azores. Se quedó sin combustible y tuvo que planear hasta el aeropuerto más próximo.

Espero y deseo que el caso del vuelo AF447 de Air France no se sume al cúmulo de enigmas que todavía quedan por resolver en el entorno aeronáutico y en otros.

No he querido ilustrar estas líneas con una imagen luctuosa o amarillista, de modo que he elegido la cabina de mando de un Airbus A 330 que encontré en Flightsim.

Actualización: Aviones de las Fuerzas Aéreas brasileñas han localizado restos flotando en el mar que podrían pertenecer al Airbus siniestrado. Seis barcos y varios aviones más van hacia la zona, lo que da a entender que la pista es fiable. Según diversas fuentes, de tratarse de los restos del AF447 y según su localización, el comandante habría intentando regresar al último aeropuerto brasileño antes del accidente.

Actualización 2: Brasil y Francia han confirmado que los restos encontrados pertenecen al Airbus de Air France. Equipos especializados ya se dirigen a la zona para recuperar las cajas negras, algo que será complicado, pero que ayudará a despejar todas las incógnitas sobre este siniestro.

Hasta que no se encuentren y se analicen detenidamente, las mil y una teorías sobre el desgraciado accidente son sólo especulaciones y absurdas pérdidas de tiempo.

Actualización 3: La Marina brasileña ha informado de la recuperación de varios cadáveres del vuelo AF447 de Air France en el mar, así como objetos y parte del equipaje, según acabo de leer en El Mundo.

5 comentarios: