Reflexiones sobre el nuevo periodismo

Quizás parezca una chorradita, pero encontrarte ya dos palabras escritas en cada nueva entrada y no enfrentarte de sopetón con la página en blanco, ayuda mucho.

Pensándolo bien, hace tiempo que no tengo ese tipo de problemas porque normalmente las palabras surgen y fluyen sin mayores problemas y a un párrafo le sucede otro y otro y así hasta el final.

Las dos palabras que veo cada vez vez que decido escribir un nuevo post son "Comienzo" y "Continuación", que no son otra cosa que las señales de alerta que establecí de las 2 partes de cada nuevo artículo: el que se ve en la portada y el completo que se encuentran los lectores cuando le dan al enlace "Leer más".

En muchas ocasiones, como ésta en concreto, empiezo a escribir con la idea general del post más o menos encaminada, pero con las ideas y argumentos revoloteando en la cabeza a la espera de ser encajadas en el texto.

Normalmente todo suele encajar y ocupar el lugar exacto en el post que tenía pensado mentalmente, pero otras, y me temo que ésta sea una de ellas, empiezo a elucubrar, cojo el carrete y escribo sobre algo completamente diferente a lo que tenía pensado y ya con la introducción, lo que tenía preestablecido se difumina y torna en otra entrada absolutamente diferente que no tenía que ver con lo que había pensado escribir.

Hoy tenía un par de ideas para escribir: nuestros encantadores amigos los bancos y una reflexión sobre política en la que plasmar mi desencanto al ver que día tras día nuestros administradores olvidan quienes los han colocado ahí y empiezan a perder el tiempo con asuntos tangenciales, a menudo sin importancia, y en otros casos absolutamente ajenos a los ciudadanos., pero me da que lo dejaré para otro día.

No sé si tendrás la misma percepción que yo, pero estoy notando últimamente una orgía de creación de medios 2.0, medios del siglo XXI, medios del futuro y esas nomenclaturas digitales para darle un toque moderno a la noble tarea de contar las cosas.

Todo está muy bien y estoy viendo grandes apuestas, pero quizás el problema para ponerlas en marcha radique en que para hacer un medio periodístico 2.0, lo tienen que hacer verdaderos periodistas 2.0 y no periodistas de toda la vida 1.0 disfrazados de ciberperiodistas.

En unos meses, incluso yo voy a apostar por una nueva forma de hacer periodismo con un proyecto que tengo ahí entre manos, pero, según pienso, para que cualquier nuevo empeño en este sentido debe dejarse atrás el lastre del viejo sistema.

Por apuntar un par de ideas, creo que un nuevo medio online pierde enormes recursos manteniendo una redacción centralizada. Si las noticias están en la calle, ¿por qué no tener a los periodistas también en la calle y donde se producen verdaderamente los hechos que tenemos que contar?

Quizás esté equivocado, pero también creo que se empieza a asociar peligrosamente los nuevos medios online con la automatización de RSS, noticias de agencia y demás informaciones que llegan a las redacciones como churros y que pasan directamente a las portadas como parte del engranaje de la información.

Llegados a este punto, es posible que lleguemos a ver "medios" absolutamente automatizados.

¿Quieres montar uno de éstos? Te dejo la idea. El Copypaster. El dominio está libre. Sólo necesitas un pequeño trabajo en la plantilla, por supuesto copypastear códigos, hacerte con un buen torrente de flujos de noticias y el resto, te lo darán todo hecho.

Cuando estudiaba Periodismo, hace años, la labor del periodista era verdaderamente importante, pero actualmente buscar noticias, crear historias, investigar hechos, está cayendo en el olvido, salvo contadísimas excepciones.

Ve cualquier día a un kiosco y échale un vistazo a las portadas de todos los diarios. ¿A que sorprende que todos tengan contenidos similares salve tipografías y diseño? En radios ocurre lo mismo y en los informativos de televisión ya ni te cuento.

Y ya no entramos en el peculiar modo que se tiene ahora mismo a la hora de jerarquizar las noticias. Curiosamente posicionan como más importantes las noticias que precisamente menos le interesan al común de los ciudadanos.

Creo que se avecina una revolución o incluso ya estamos inmersos en ella. El periodismo 1.0 será parte de la historia y llegará o ya está llegando otro modo de contar las noticias. Habrá algunos periodistas de la vieja escuela que, sin cambiar ni un ápice, lograrán disfrazarse de periodistas 2.0. Este truco les servirá durante algún tiempo, pero la verdadera revolución requiere algo más que cambiar un ordenador por una máquina de escribir o cambiar Internet por los legajos polvorientos del servicio de documentación de un medio.

Es posible que esté equivocado y quizás la clave del éxito de un nuevo medio vaya más allá y estas reflexiones no sean más que dar vueltas y vueltas sobre lo mismo. ¿Quién lo sabe?

Bueno, y a todo esto, ¿sobre qué iba a escribir hoy? :-))

La imagen la encontré en el blog de Fernanda Rubio, donde también reflexiona sobre el nuevo periodismo.

6 comentarios: