El drama del paro continúa con un nuevo acto

Estas jornadas medio raras en las que vienes de un atracón de días de fiesta y te enfrentas a un día que está a caballo entre otros dos días, sábado y domingo, que tampoco es que den mucho de sí, me paralizan.

Por un lado todo está al ralentí: se hacen cosas, pero a medias y se empieza a engrasar el engranaje que se vuelve a parar con el fin de semana, pero las noticias siguen y se suceden sin pausa y, por desgracia no son nada buenas.

A aquellos a los que les gusten las emociones fuertes este 2009 les va a resultar apasionante y los masocas van a disfrutar de lo lindo con doce meses llenos de canalladas, atropellos, injusticias y mezquindades varias.

Aunque no es más que un nuevo capítulo del drama que se inició el pasado año, las cifras del paro siguen subiendo sin cesar y el panorama no pinta muy bien en los próximos meses. A finales de año comenzarán a quedarse sin prestación los que primero fueron a la calle y el drama alcanzará su punto álgido a mediados de 2010, pero no te preocupes mucho porque nuestro gobierno nacional, regional o local están ya velando por tus intereses y no dejarán que te ocurra nada ni a ti ni a tu familia. Si tienes necesidad de algún tipo de ayuda, estarán ahí para protegerte.

Como anticipo del capítulo siguiente de las cifras del paro del próximo mes que también serán saladitas, ya conocemos que 40 personas, al menos, estarán en ella. Se trata de los periodistas del diario ADN que irán a la calle como tantos otros de diferentes medios, cuyos propietarios han decidido utilizar la crisis como excusa perfecta para liquidar.

Quizás pienses que le doy demasiada importancia a que echen a unos cuantos periodistas, pero minimice el cierre de una empresa siderúrgica o una constructora. No es así. Sólo que como soy del gremio, me afecta mucho más que otros cierres.

En la década de los 90, estuve en todos los cierres, fusiones, liquidaciones, ERES y despidos que te puedas imaginar. Y sé que es duro, dramático y una experiencia muy dolorosa. ¡Ánimo a todos! A los periodistas, a los de la siderúrgica, a los de la perfumería, a los de la carnicería a los de la constructora. A todos ellos.

Dejaré para un próximo día algunas de las últimas canalladas del Gobierno de Canarias que son para llorar.

La esperanza sigue estando en los compañeros griegos que, después de las vacaciones de Navidad, volvían a la lucha hoy. En Grecia son mayoritariamente ortodoxos y estas fiestas se celebran una semana después que las católicas.

La imagen de una oficina de estabulación de parados la encontré en ADN. Voy a aprovechar que me queda poco tiempo para poder enlazarlos.

No hay comentarios: