Realidades cotidianas

Hay que volver a la realidad tras la gozosa resaca de la copa de Europa, tenemos que seguir con el día a día y aunque España es la primera selección del mundo, según el índice que elabora la FIFA, también somos líderes en otras clasificaciones negativas.

Hoy también nos hemos proclamado campeones de Europa en número de parados, lugar que hemos conseguido merecidamente tras intentarlo durante mucho tiempo. Ahora vamos a por el mundial del paro. Seguro que lo conseguimos también. ¡A por ellos!

Ahora que ya ha terminado la Eurocopa, los sindicatos alemanes y franceses no tienen excusa para empezar a movilizarse contra la nueva medida que ha tomado la Unión Europea para crear una comunidad esclavista en el viejo mundo. La aplicación de las 65 horas semanales es un atentado tal a los pilares democráticos que esperamos la señal de los sindicatos para empezar a decirle a nuestros políticos que así no se va a ninguna parte.

Cuando pienso en esta atrocidad de las 65 horas semanales que nos han colado desde la Unión Europea, me acuerdo del monopoly cuando caes en la casilla que te devuelve otra vez a la salida y, por ende al punto de partida.

Después de más de 200 años de luchas sin cuartel por conseguir unos derechos humanos que nos acercaban a estados del bienestar, el neoliberalismo nos ha vuelto a poner una zancadilla y pretende crear una Unión Europea de esclavos, algo que no estamos dispuestos a permitir, al menos yo pondré mi granito de arena para que no haya gentuza que nos devuelva a los peores años de nuestra historia.

¿No ha servido de nada toda la sangre derramada a través de la historia para conseguir los derechos que ahora tenemos, para que unos cuantos miserables los quieran eliminar de un plumazo?

La imagen de una de las oficinas más visitadas últimamente por los españoles, la encontré en Público.

No hay comentarios: