La nevera mágica

El otro día me sucedió algo curioso. En la nevera que tengo en la cocina de mi casa aparecieron 10 huevos en la huevera o espacio para colocar los huevos que tienen casi todos los frigoríficos.

Me sorprendió bastante porque los huevos son algo de lo que puedo prescindir sin mayores problemas y sólo los repongo cuando no queda ninguno. En este caso quedaban 2 a los que hay que sumarle los 10 huevos que aparecieron por arte de magia.

Tengo demasiadas cosas en la cabeza últimamente y es posible que los haya comprado yo mismo, pero no lo recuerdo. Un día había 2 huevos y al día siguiente había 12.

No. De momento no voy a acudir a Iker Jiménez para que busque alguna explicación ni al Vaticano para informarles de un nuevo milagro. Para éstos últimos tenía el razonamiento perfecto: ¿No había ya un milagro de los panes y los peces?, pues este es similar pero más moderno: es el milagro de los huevos y los frigoríficos.

Tenía intención de comprobar esta noche si la nevera mágica funciona con todo tipo de cosas. Por ejemplo meter un billete de 5 euros para ver si ocurre algo similar, pero pensándolo bien, realmente tengo todo lo que necesito. Incluso mucho más.

Hay que ver el montón de cosas que compramos o nos regalan que terminan por amontonarse miserablemente en algún oscuro rincón.

No sé si estaré recuperando el juicio, si lo he llegado a tener alguna vez, o que con el paso de los años me gusta caminar con cada vez menos equipaje, pero lo cierto es que dejaré que la nevera mágica me provea sólo de huevos.

En la imagen una nevera, aunque no creo que sea mágica como la mía. La encontré en Ratuli.

2 comentarios: