La desaparición de los periodistas.

Los que vivimos en esta época tan convulsa y tan cambiante podremos contarles a nuestros nietos que fuimos testigos de algunas de las transformaciones más espectaculares de la historia.

Ahora surge la noticia de la desaparición a pasos agigantados del periodismo tradicional que comienza en Estados Unidos, pero, como diría el dicho, cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

La crisis de la prensa tradicional, un hecho incontestable, se está cobrando sus primeras víctimas y esas bajas ya no son elementos prescindibles de los medios porque en el paquete ya entran hasta los primeros espadas de los tabloides.

La feroz competencia, los medios online, el alto precio del papel y el descenso de lectores son factores que han terminado por minar y finiquitar una potente industria que observa actualmente sus horas más bajas.

Lejos que crear un vacío en la información, ahora mismo estamos más informados que nunca e incluso algunos particulares, mucho mejor informados que algunos medios, pero creo que el cambio o la transformación será aún más acentuada, no hacia modelos digitales más o menos similares a los actuales medios impresos, sino hacia otra forma de información y opinión que probablemente ahora mismo ni siquiera vislumbramos, aunque los blogs y el Periodismo 2.0 puede darnos algunas pistas.

Volviendo de nuevo a los clásicos: El periodismo ha muerto, viva el periodismo.

La imagen del kiosco, la encontré en Tres Cantos Ciudad Digital.

3 comentarios: