Cuando los programadores de televisión recuperaron el seso

La afirmación del título está así porque me daba pereza poner las interrogaciones. Dudo mucho que lleguen a recuperarlo, si en algún momento lo han tenido.

Los programas del género favorito de la plebe, la telebasura, van cayendo uno tras otro como fichas de dominó: primero fue el Tomate, después Channel número 4 y seguimos a la espera del siguiente cadáver.

Quizás te preguntarás por qué está ocurriendo esta debacle de programas que antaño eran los abanderados de las programaciones. Yo tengo una teoría que por descabellada que pueda parecer, creo que, por lo que estamos observando, podría encajar perfectamente entre las explicaciones.

Esta teoría es sólo válida para empresas que se juegan su dinero y lo ganan o lo pierden dentro de la ley de la oferta y la demanda. Para las colonias de parásitos que viven a costa de todos y cuyas directrices dependen única y exclusivamente del dictador de la taifa de turno no sirve.

Cojamos 3 cadenas de televisión: Cadena A, Cadena B y Cadena C. En teoría, cada empresa quiere conseguir la máxima audiencia con la mejor programación y por ello procuran contratar a los mejores programadores.

Como esas empresas quieren conseguir la mejor audiencia y programación procuran que las otras dos tengan menos audiencia y peor programación. Por ello cada empresa tiene contratado al programador de las otras dos al que tiene en nómina y le paga religiosamente. Lo tiene algo así como de topo de la cadena. Como las otras dos actúan de la misma forma, nos encontramos con un escenario surrealista con programadores dobles a modo de espías dobles en cada cadena, por lo que ocurre lo que ocurre. Terminan esquizofrénicos.

No encuentro otra explicación al hecho de que una cadena desee tener la mejor programación y la máxima audiencia y terminen ofreciendo una parrilla para vomitar y unos índices paupérrimos.

La imagen la encontré en Slynation.

3 comentarios: