Dos mujeres sin odio

Este domingo El País publica en su edición impresa un excelente reportaje firmado por el periodista Pablo Ordaz que referencia José Antonio Martínez Soler, director de 20 minutos, en su blog.

Te recomiendo que lo leas entero porque no tiene desperdicio.

La historia nos demuestra que hay razón en medio de tanta sinrazón. La viuda de un militar asesinado por ETA se encargaba de cuidar a la madre de Ignacio de Juana Chaos, enferma de Alzheimer. El hijo de la viuda del militar terminó casándose con la hija de la señora Chaos, madre también del terrorista. Toda una lección.

La imagen de la Playa de La Concha en San Sebastían la encontré en Globasurfers.

3 comentarios:

marta de esparta dijo...

vaya... víctima y verdugo dentro de una misma familia... una metáfora de lo que pasa en realidad en españa... que es una gran familia al fin y al cabo...

sin miedo dijo...

Pues si las vidas a veces se cruzan de una manera sorprendente.
Leí el artículo y no tiene desperdicio.

Por cierto, muy buen blog, lo agrego a mi lector de feeds.

Anónimo dijo...

El dolor es un duro aprendizaje amigo, nos hace iguales, primitivos, porque emana de forma directa de nuestros más arraigados instintos, y también, a veces, nos regala flores, bellezas únicas que son capaces de otorgar sentido a toda una vida, hermosas experiencias nacidas del entendimiento.
Pero recuerda, mi querido amigo, esto sólo sucede cuando aprendemos del pasado.
Un saludo. Te debía esta visita.
http://www.enunblog.com/Aguirre