Encuestas

Estos días nos estamos encontrando en los medios encuestas para todos los gustos, en los que se aplicaría a la perfección el famoso dicho de que no se contenta el que no quiere. Los datos hay que tomárselos como son, una mera prospección electoral de una mayor o menor cantidad de unidades que no reflejan exactamente la realidad, aunque tampoco nos la ocultan del todo.

El intentar quedarse con la foto fija y analizar una encuesta concreta de manera aislada, nos va a equivocar en todos los casos y hallar alguna respuesta contundente a las preguntas que nos formulamos es ya una batalla perdida desde el inicio.

Además, si tenemos en cuenta el sesgo evidente que en demasiadas ocasiones nos muestran los medios que nos facilitan las propias encuentas, el buscar soluciones a los enigmas que sólo se dilucidarán el próximo día 20 de diciembre a partir del cierre de las urnas, debemos ser consecuentes con que no es oro todo lo que reluce y que por mucho que nos machaquen unos y otros con el ascenso o retroceso de fuerzas políticas, la realidad pondrá a todos en su lugar, una vez comience el recuento de las papeletas.

Si te sirve como estrategia a seguir para leer e interpretar todas estas encuestas, te recomienda que vayas comparando unas con otras y te fijes más que en los datos puntuales, en una tendencia. Ahora mismo intentar aventurarse sobre el número de escaños con una buena parte de los electores que todavía no tienen pensado su voto y cuyo concurso supondrá a la postre un espaldarazo o la estocada a unas fuerzas u otras, es perder el tiempo.

Quizás la encuesta del CIS por su volumen, sea la más importante de todas ellas. Es una muestra con miles de unidades, en toda España, de una empresa del Estado y con bastantes posibilidades de acercarse a la realidad, pero el Gobierno controla este organismo y, sería de necios no pensar que va a cocinar los datos con las especias y los sabores de su preferencia. 

Se han dado a lo largo de la reciente historia de nuestra democracia que el CIS ha sido una de las derrotadas a la hora de presentar vaticinios electorales.

Hasta una semana antes de la cita con las urnas, nos van a marear e inundar con encuestas con todo tipo de sabores, desconfía de todas ellas y quédate sólo con las tendencias. Seguro que de este modo, luego no te llevas sorpresas.

La imagen de la urna la encontré en RTVE.es.

No hay comentarios: