Kobane, en el Kurdistán sirio es la siguiente pieza en el rompecabezas del Estado Islámico contra el mundo civilizado

Me gustaría comenzar diciéndote que tras mucho leer, documentarme, escuchar y empaparme todo lo que he podido sobre el asunto, por fin he llegado a algunas conclusiones, pero no es así. 

Ahora mismo me asaltan todavía muchas más interrogantes que cuando empecé a informarme sobre este conflicto entre los bárbaros del Estado Islámico (IS) y el mundo civilizado.

Kobane, en el Kurdistán sirio tiene la frontera de Turquía a escasos centenares de metros y, de hecho, cámaras de la televisión turca conectan en streaming desde su lado de la frontera hacia la localidad kurda, desde donde pueden verse explosiones y humaredas a consecuencia de los bombardeos de los barbudos yijadistas que la tienen totalmente rodeada a excepción de la zona norte que ya es territorio turco.

Kobane con el día de hoy lleva 22 días asediada y rodeada en torno a una semana y sigue resistiendo con armas ligeros, los clásicos AK 47 y RPG´s frente a artillería pesada, tanques y misiles que usan los genocidas fundamentalistas. Hoy, a la hora en la que escribo estas líneas, las 11,50, hora canaria, varias informaciones confirman que la lucha ya se ha trasladado desde el este al centro de la ciudad y me temo que la situación para los kurdos es bastante desesperada.

La coalición internacional, que está dejando hacer a los asesinos del IS, mantiene un comportamiento difícilmente explicable si nos atenemos a lo que han ido a hacer ahí con sus aviones. Con un par de helicópteros bien armados hubieran terminado con el asedio en 2 horas y ya no te cuento si usan contundentemente misiles guiados o aviones con armas que pueden acertar a blancos con un error de unos centímetros. Por razones que se me escapan a simple vista, la coalición está permitiendo un nuevo genocidio, tal como lo han permitido en numerosas localidades kurdas, iraquies y sirias en estos dos últimos meses. 

Mención aparte es la postura turca, con una posición complicada. Podría decirse que se encuentra entre la espada y la pared. Con millones de kurdos en su país, no deberían permitir una masacre de kurdos ante sus ojos, pero por otro lado tampoco pueden ofender a sus aliados del IS, a los que han estado apoyando con armas, bases, hospitales, materiales, frontera porosa, etc.

Turquía lleva varios días con una veintena de tanques en su frontera alineados y listos para el combate, aunque no se sabe todavía contra qué o quiénes. Su Policía no hace más que atacar a los refugiados kurdos que intentan alejarse de los combates en la ciudad y cruzar la frontera, pero los mantienen ahí en tirra de nadie. Intentan sin éxito chantajear a los kurdos sirios para que renuncien a su autonomía y se conviertan en parte de Turquía, a cambio de ayuda militar. Turquía en teoría está en la coalición, pero aún no sabemos a qué coalición pertenece, si a la coalición contra el ISIS o a la coalición pro ISIS, junto a sus aliados medievales del Golfo. Aún no lo tengo muy claro.

Algo que si empiezo a madurar, aunque lo tengo en la mente todavía en fase embrionaria, es si Occidente lo que realmente pretende es convertir a unos malos, en otros malos, malísimos, enemigos de la humanidad, tal como hicieron con los nazis en la Segunda Guerra Mundial, y los quieren mantener controlados, dejando que sigan creciendo, haciendo barbaridades, masacrando gente, diezmando poblaciones y cometiendo un genocidio tras otro, hasta que llegue el momento en el que decidan acabar con ellos por el bien de la humanidad. 

De momento Kobane está sola. Los kurdos solos ante su destino, aunque ya deben ser conscientes de algo muy importante, que nadie vendrá en su ayuda, que dependen de ellos mismos. Desde aquí les deseo todo lo mejor y que las circunstancias les den fuerzas para seguir resistiendo.

Cabe mencionar aquí también la doble moral, el doble rasero y la hipocresía de muchos defensores de los derechos humanos y contra las guerras en el caso de Gaza y en el tema kurdo y el ISIS, les importa un pimiento que maten a decenas de miles. 

Las imágenes las encontré en Google. Me encantaría saber quiénes son los viñetistas que firman las viñetas para enlazarlos, pero no tengo ni idea. Si los conoces, me lo dices, y estaré encantado en referenciarlos.

El amigo Zinar me informa que la primera de las viñetas pertenece al ilustrador  kurdo Yahia Silo, cuyo trabajo puedes consultar en su página de Facebook, aquí.