De vuelta a la realidad: Corrupción, imputados, latrocinios y lo ya habitual en nuestro país

Volvemos a la actividad tras unos días que nos hemos intentado abstraer de todo o de casi todo y lo hacemos echándole un vistazo al horizonte que se nos plantea que difiere poco del que dejamos hace casi un mes. 

La pugna por ser la formación más corrupta, carrera por la que luchan PP, PSOE, Nacionalistas e IU, los está desangrando electoralmente, según las últimas encuestas y, a pesar de que el régimen todavía se sostiene a pesar de sus cimientos llenos de carcoma, están ya finiquitados y es cuestión de tiempo que los votantes terminen por cerrar sus correspondientes ataúdes.

Y fíjate que me alegro mucho de ello. Da la impresión de que hemos llegado ya a un punto en el que ni siquiera el entramado de impunidad pueda salvarlos ya. Han sido demasiados años de latrocinios, de tropelías, de mentiras y de ignorar al ciudadano y, éste, con algo de retraso, ha decidido decirles adiós y empezar a mirar en otro sentido. 

España es un país muy rico. Imagínate lo rico que es que ni siquiera con todo lo que han robado y siguen robando PP, PSOE, Nacionalistas e IU, sigue en pie. Piensa por un momento si no se hubiera robado tanto, todo lo que se podría haber hecho por el ciudadano, cuántos hospitales estarían funcionando a pleno rendimiento, cuántos desfavorecidos hubieran tenido alguna oportunidad y cuántas personas valiosas no tendrían que haberse marchado para poder subsistir.

El PP, ahora en el Gobierno, no ha mirado más que para su casta. Y para defender a esa casta no se le ha ocurrido otra cosa que organizar un inmenso pucherazo para minimizar la patada en el culo que le van a dar en las próximas elecciones. Cuando llegó Rajoy, pensé que tras Zapatero, ya habíamos cubierto la cuota de iniquidad, pero me equivoqué. Desde el momento que se empeñó en defender y ocultar su corrupción y en comandita la de otros a través de los abominables Consejos de Administración que robaron las Cajas de Ahorro y los demás rescates a bancos y demás empresas, me convencí de que Rajoy era sólo uno más del sistema que estaba para mantener el botín y aumentarlo. Nada más.

El PSOE ha elegido a un consejero de Caja Madrid que dice muchas cosas que suenan bien, pero mientras siga manteniendo el entramado de corrupción que tiene en Andalucía, sus palabras son papel mojado.

Pujol y sus churumbeles tienen difícil obtener la independencia de la cárcel, aunque en un país como el nuestro, en el que los corruptos son tratados tan cariñosamente, podemos esperarnos casi cualquier cosa. En este caso el régimen tendrá bastante difícil salvarlos. Mis condolencias a todas las personas que vieron a una especie de mesías en alguien que no era más que un vulgar ladrón miserable. 

Izquierda Unida que está a punto de ser fagocitada por Podemos, pensó que pertenecer a la banda de ladrones de los ERES y demás corruptelas, sería muy bien visto por sus bases y por el resto, pero no cayeron en la cuenta que los españoles somos pacientes y algo contumaces hasta cierto punto, pero todo tiene su límite.

Coalición Canaria debería ir pensando en abrir más cárceles en nuestra comunidad, con todos los imputados que les van saliendo, con las que tenemos no creo que sean suficientes para tanto chorizo, aunque como dije antes, si te juzgan jueces que tú mismo has nombrado, suelen tratarte con un amor desmesurado. 

Iniciamos este septiembre un curso político que se presume muy interesante con elecciones locales y autonómicas en Mayo y las generales a final de año, si no hay adelanto y las encuestas van marcando una tendencia sostenida y constante en la que las formaciones del régimen no salen muy bien paradas por unas razones u otras, pero la corrupción creo que tiene mucho que ver en ello.

La imagen correspondinte a la obra del artista fotográfico suizo Thomas Barbéy, un creador que hace verdaderas maravillas con las imágenes, la encontré en Ateneo de Librepensamiento.