Jordi Pujol descubre por fin qué coño es eso de la UDEF

Como ya sabrás, Jordi Puyol, el líder ideológico del régimen feudal de Cataluña ha confesado que mintió y que defraudó durante 34 años a Hacienda, mientras mantenía en Suiza una cantidad de dinero que no ha mencionado, aunque, según sus palabras, procede de una herencia. 

¿Qué decir o comentar ahora sobre este caso sin que las arcadas te persigan? Ahora resulta, confirmado por él mismo, que Jordi Pujol en el que confiaron tantos y tantos catalanes no era más que un vulgar corrupto más que robaba como uno más.

Resulta difícil enfrentarse cada día a un nuevo capítulo de corrupción. De esa corrupción que nos tiene a todos hasta arriba de impuestos, de recortes, de chusma, de delincuentes. Es muy cansado, créeme.

Si perteneces a los allegados o familiares de la familia Puyol, no te preocupes que está todo controlado y por esas triquiñuelas legales que suelen utilizar los delincuentes de guante blanco, no irá a la cárcel, ni tendrá que pagar multas y mucho menos tendrá que devolver el dinero. Recuerda que esto es España. 

El régimen además tuvo el morro de intentar empapelar judicialmente a los periodistas que hace unos años destaparon este olvido del ex presidente. Vivir para ver.

Supongo que al conocer esta noticia los amigos catalanes que están sufriendo continuos recortes en sus derechos, servicios y libertades estarán encantados y estarán ya contando las horas para votar en las próximas elecciones a CiU. 

Al final va a ser cierta esa afirmación que, tras múltiples evidencias se comenta cada vez con más frecuencia y que argumenta que no era España quien les estaba robando, sino que era el propio Puyol, el que escondido en la bandera, les sacaba los cuartos. Esto no ha hecho más que empezar y con la mayoría de sus hijos en capilla para ser juzgados por corrupción, es posible que este no sea el último capítulo de la familia.

La imagen la encontré en Google.