Demos, la moneda social que empieza a implantarse con fuerza en Gran Canaria

Llevaba unos cuantos días pendiente de escribir estas líneas. Me habían hablado muy bien de este interesante proyecto social y pasé unas cuantas jornadas informándome, enterándome de cómo se había forjado, cómo se estaba desarrollando y cuáles eran sus fines.

Esta mañana por fin he acudido a uno de los mercadillos que organizan periódicamente para intercambiar productos, servicios e impresiones y me ha quedado realmente maravillado.

Demos es una moneda social que está comenzando a implantarse con fuerza en la isla de Gran Canaria. Un demo, a efectos de cambio viene a tener el mismo valor que un euro, con algunos matices, pero básicamente 1 demo = 1 euro.

Empezar a funcionar en este sistema es sencillo. Entras en la página de Demos, facilitas tus datos, ofreces tus productos y servicios y comienzas a intercambiar. Al entrar y por el simple hecho de formar parte de Demos, se te asigna un salario social. En mi caso llevo algo así como dos meses y me han asignado algo así como 14 demos, 4 de los cuales he intercambiado esta mañana. 1 demo me ha costado una maceta de Kalanchoe, y 1 demo cada paquete se semillas ecológicas de brócolis, acelgas y rabanitos.

A punto de marcharme recordé que tenía garbanzos en agua de la noche anterior y me pillé pimientos, tomates y una piña de millo (maíz) para completar el potaje que me costaron otros dos demos. En este puesto me regalaron también una planta de orégano cubano que coloqué en una maceta al llegar a casa y que según me aseguraron, arraiga bastante bien.

Las transacciones se hacen a través de móviles o de ordenador. Cada usuario tiene una cuenta y a esa cuenta se le ingresa de la tuya, todo lo que se va adquiriendo.

Había puestos de ropa, de libros, de personas que ofrecían sus servicios como por ejemplo clases de flauta, pequeñas obras de albañilería y productos de lo más variado. Desde pan recién hecho en horno de lecha, magdalenas caseras, aceitunas en conserva, artículos de decoración, manualidades, etc, etc.

Debo reconocer que en un principio he estado de observador y con poco que ofrecer, pero me he dado cuenta que el entusiasmo que me han transmitido los que ya llevan un tiempo en este proyecto y la gran labor social que se puede hacer poquito a poquito, granito a granito, me han convencido para dar un paso más y ofrecer todo lo que pueda. 

Como me comentó una de las amigas que llevan en Demos desde los primeros momentos, estábamos ya cansados de protestar, de patalear ante gobiernos insensibles e indolentes que se preocupan únicamente de su casta y pasa olímpicamente del resto de la sociedad y Demos es algo que si que sirve para los ciudadanos y estamos en ello. 

Me han comentado que los Merca Demos son muy activos en La Isleta en Las Palmas, en Santa Lucía, en Telde y en Vecindario, al que asistí esta mañana. Cada 15 días o así en su página oficial puedes enterarte de los lugares designados para las reuniones y, por qué no, para conocer el funcionamiento de este sistema.

Por lo que he observado el dinamismo de los integrantes se palpa en el ambiente y las ganas de seguir avanzando y creando nuevos proyectos paralelos siguen su curso con la savia nueva que traen los nuevos usuarios.

Desde hace mucho tiempo, como habrás observado a través de estas páginas, hemos intentado denunciar, protestar por todas las injusticias que vivimos a diario en nuestra sociedad y aportar nuestro granito de arena en pos del futuro y del progreso bien entendido, de una sostenibilidad en la que los peces grandes no tengan que vivir comiéndose siempre a los peces pequeños o desamparados, en definitiva algo que estoy viendo en Demos.

Quizás la clave esté ahí, en menos debatir, menos protestar, menos patalear y más ponerse en marcha, iniciar caminos y encaminarse a través de sendas alternativas.

Demos creo que es un camino muy interesante para transitar. Me consta que en otros lugares del país hay proyectos similares e incluso me han comentado que están a punto de poner en marcha una moneda social también en la isla de Lanzarote. Esperemos que todo este germen dé pronto sus frutos y este nuevo sistema de intercambio comience a imponerse con fuerza entre el resto de ciudadanos.

Podría llenar páginas y página escribiendo sobre las bondades de Demos, pero creo que es mucho mejor que descubras por ti mismo todo lo que puede ofrecerte y lo que tú puedes ofrecer. Para dar los primeros pasos en Demos, te recomendamos visitar su página web.

Yo desde luego, estoy encantado desde el primer día.

La imagen la encontré en Autodependencia y Moneda Social.

No hay comentarios: