"Un parado que está en formación no es un parado, trabaja para España"

Debo reconocer que todavía a día de hoy no tengo claro lo que pretende hacer Zapatero. Unos días pienso que está haciendo méritos para dedicarse al humorismo en la rama del surrealismo y el disparate. Otros, creo que ya era un mediocre cuando llegó y que al verse obligado a colocar a mucho más mediocres que él a su alrededor, le ha colocado en un absurdo pedestal irrisorio desde el que ve a todos los tontos mirar al dedo, cuando señala las estrellas. Incluso he llegado a pensar si habrá perdido el tino definitivamente o es que nunca llegó a tenerlo.

Ya no sé qué pensar, pero después de las memorables frases que últimamente pronuncia, como la que encabeza estas líneas, empiezo a inclinarme por la opción del humorismo profesional.

Hace tan sólo dos días siguió demostrando sus dotes para el humor ante representantes del Fondo Monetario Internacional. La noticia me llegó de refilón e imaginé sin tener todos los datos que se trataba de alguna bufonada típica de una despedida de soltero-a, en la que estaba invitado, pero no.

Era una reunión para convencer al FMI de que sus planes de ajuste, control del gasto y racionalización de los recursos iba en serio. Seguí profundizando en la noticia y me enteré de que se auditorio estaba compuesto por economistas del FMI, no de psiquiatras del FMI que estuvieran evaluando si necesitaba ser ingresado en un psiquiátrico.

No tengo nada contra Zapatero. Me sigue sorprendiendo día a día y, tal como te he comentado antes, sigo sin aclararme demasiado sobre su presidencia. Lo mires por donde lo mires, es un completo desastre y un completo inútil que entregará en bandeja la presidencia tras las próximas elecciones a una oposición, por llamarla de algún modo, cuya actividad más conocida durante esta legislatura ha sido sestear apaciblemente. Con un aliado como ZP que les ganara él solito las elecciones mientras vegetaban, tampoco necesitaban hacer más.

Pero volvamos a la famosa frase: "Un parado que está en formación no es un parado, trabaja para España". Supongo que los representantes del FMI se habrán quedado sorprendidos al conocer la información. Incluso habrá alguno que haya pensado que está muy bien el formar a los parados para que encuentren trabajo. ¡Qué ingénuos!

En mis últimas visitas a oficinas del INEM me sorprendía enormemente que en una oficina que se supone que se dedica a gestionar las ofertas y las demandas de empleo, apareciera empapelada con montones de hojas de papel con el curriculum de cientos de personas que ofertaban su cualificación a empresarios que necesiten empleados.

Algunos ejemplos que recuerde: Encofrador, Curso de Word, Curso de Jardineria, Curso de camarero y Curso de diseño de páginas web.

Dependienta, Curso de Word, Curso de Word, curso de Diseño de páginas web y curso de camarera de piso.

Soldador, curso de alemán turístico, Curso de Word, Curso de Diseño de páginas web.

No voy a alargarme con más ejemplos pero los hay a cientos, incluso a miles. Observé una constante en casi todos, el Curso de Word y el de Diseño de páginas web.

Sería casi un milagro que surgiera una empresa que necesitara a un encofrador que supiera de jardineria, que les redactara los documentos en word, que le diseñara la página web de la obra y que hiciera horas además en la cafetería.

Lo del soldador con el curso de alemán turistico lo veo bien. Si tenemos en cuenta que una buena parte de las herramientas están fabricadas en Alemania, tiene cierta lógica, al menos para leer las instrucciones, pero quizás sería más apropiado el alemán industríal, porque para qué te sirve entender como se pide una cerveza y un bocadillo en alemán si te vas a dedicar a manejar herramientas, que a estas alturas del siglo XXI, según tengo entendido todavía no hablan.

Por supuesto, ya sabes que lo primero que miran en los departamentos de contratación de todas las empresas es si el candidato tiene el cursillo de word y el de diseño de páginas web. Si eres fontanero, por ejemplo y te quedas en el paro, busca cuanto antes hacer el curso de Word y el de Diseño de páginas web, porque de otro modo no te contratarán nunca.

La variedad de cursos inservibles que ofertan ahora mismo, salvo escasísimas excepciones tiene únicamente dos funciones principales: enriquecer a los amiguetes de los politicastros de turno que los organizan y tener algo entretenido al personal.

No obstante el Gobierno tiene suerte y la mayoría del personal trapichea y se busca la vida en la economía sumergida y el país se va manteniendo a flote. De lo contrario, habría cientos de revueltas sociales diarias y el país estaría ardiendo por los cuatro costados por las protestas.

Los servicios de empleo deberían modernizarse y abandonar los cursos que no sirven para nada por otros que te ayuden verdaderamente. Un curso de sobrina de Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias, estaría de miedo. Te garantizaría una plaza en la administración. Otro curso de "cuñao" del vicepresidente del Gobierno de Canarias y Consejero de Economía, sería genial. Te permitiría cobrar en torno a los 100.000 euros anuales sin tener que hacer nada. Otro cursillo muy bueno sería el de novio de la ex-alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria. Una vez superado, hay casi barra libre para todo lo que desees conseguir.

La sociedad actual demanda a gritos un curso de fanboy y palmero del Gobierno de turno. Y los cursillos de periodista amaestrado y periodista florero conseguirían sacar del desempleo a miles de personas.

Ya ves que todo no está tan perdido. Con un poco de imaginación, los españoles nos reiremos de la crisis en nada.

La imagen surrealista, la encontré en Quien entra, vuelve.

1 comentario: