La vida después de Lost (Perdidos)

En el resto del mundo ya conocen como termina Lost, la serie que ha cautivado a millones de personas en todo el mundo, pero que en España, una nueva pifia de Cuatro dejó a los losties españoles a medias.

No sé por qué razón, pero, aunque sigo la serie, decidí esperar. Me interesa conocer el final de la serie, que todavía no he visto, pero preferí dejar pasar unos días para que los subtítulos estén colocados en su sitio, las palabras en los labios adecuados y los gañanes de las pifias en sus casas descansando tranquilamente.

Es complicado pasar de puntillas por todas las noticias que aparecen sobre el final de Lost para no conocer algo del final, pero creo que será mucho mejor que ver mutilado el fin de una serie mítica, como padecieron los que se fiaron de las promesas de alguna televisión.

Recuerdo que la primera temporada la intenté ver al ritmo que marcaba la televisión, TVE, en este caso, pero a la mitad, me di por vencido. Con tantos cambios de emisión, de día y de hora, sólo algunas personas con todo el tiempo libre y que se pasaran las 24 horas del día frente a la tele podían seguirla sin problemas.

Ya en la segunda temporada opté por escribirle cartas a la mulita hasta la sexta temporada que estoy viendo online un día después de su emisión en USA subtitulada al castellano.

Es una gozada ver 3 ó cuatro temporadas completas, sin interrupciones, al margen de las fisiológicas de cualquier ser humano. De este modo es sencillo seguir la trama, las subtramas y los mensajes subliminales que nos van contando para conocer algunos detalles de la serie.

Verla troceada, llena de anuncios, con gambas, sin tino, con más cambios de emisión y de horario, es propio de masocas.

No voy a ser un cabronazo y aunque termine viendo el final uno de estos días, no voy a desvelar nada del desenlace.

Quizás en mi caso, la serie, aunque seguía teniendo cierto interés, dejó de alucinarme hace tiempo. Empecé a verla sin el fanatismo de los hooligans y el hecho de que haya terminado tampoco me supondró graves quebrantos.

Para quebrantos, los que tenemos que seguir padeciendo en España con un pobre hombre al frente del Gobierno, despilfarros a diario en todo el elefantiásico entramado burocrático y político español que se lleva por delante lo poco que tenemos de una economía famélica y unos fondos que devoran como depredadores desde todas las administraciones sin importarles ni un ápice el resto.

A veces pienso que ZP es una creación de un país enemigo de España para que deje el país como un completo solar. De otra forma no se entiende que vaya cacareando por ahí que apuesta por las energías renovables y subvencione el carbón con 85.000 euros para cada minero lo que obligará a subir un 4% el recibo de la luz.

Tenemos una crisis de caballo y la solución que se les ocurre es premiar y salvar a los que más han contribuido a crearla, masacrar a los más desfavorecidos y seguir regalando el poco dinero que queda a sus familiares y amiguetes. No es necesario enlazar a ninguna fuentes. Sólo pones despilfarro en España, y Google ya te irá conduciendo hasta los lugares adecuados.

Actualización: Ya he visto el final de la serie. No te voy a contar nada, pero me esperaba algo más. Quizás las enésimas vueltas de tuerca de la trama hicieron imposible hacer un final más espectacular. De todos modos sigo pensando que es una de las mejores series que he visto.

La imagen pertenece a un affiche de la tercera temporada y que encontré en Marketoff.

No hay comentarios: