La televisión mineral

Comienzas a leer estas líneas y seguramente ya te estarás preguntando de que va esta entrada de hoy. Realmente no lo tengo muy claro, pero tiene toda la pinta de convertirse en el tipo de post en el que comento varias cosas y le doy vueltas a ciertos aspectos del surrealismo mágico en el que nos ha tocado vivir.

A los multimillonarios como tú y como yo que somos inmensamente ricos y que podemos permitirnos el lujo de pagar una conexión a Internet cara, basurienta, obsoleta, leonina ya no nos afecta mucho más.

Como insisto e insisto desde casi los comienzos del blog, el sistema que tienen montado les ha salido perfecto: Democracia, libertad, competencia y futuro en teoría y Dictadura, represión, monopolio y prehistoria en la práctica.

Deben tener una confianza ciega en la masa de idiotas y gilipollas que sustentan este sistema engañoso porque resulta difícil entender como puede mantenerse en pie durante tanto tiempo y sin ningún síntoma de agrietarse.

Hoy los clientes elegidos por las sectas para ocupar la cafetería del Congreso de los Diputados y los bares, restaurantes y hoteles cercanos se reunen para navegar por Internet desde el Congreso, jugar a las cartas o pasar el rato por los pasillos. Más de lo mismo.

El Gobierno este año lo tiene a huevo: el miércoles final de la Copa del Rey: días y días de portadas sobre si jugará fulanito o menganito o si sucederá esto, otro o lo de más allá. Sin casi tiempo para leer las portadas de la final de copa, llega la de la Champions: otros diez días de elucubraciones sobre el futuro y diez más sobre el análisis del pasado.

El 14 de Junio llega la Copa Confederaciones con la selección española como favorita. Roland Garros cubrirá el ínterin para que los deportivos de sillón ball no tengan tiempo para pensar y después el Tour, Winbledon y la nueva liga.

Les falta por pensar qué hacer con las marujas hembras porque se cierne una hecatombe en junio: apagón analógico. ¿Cómo conseguirán que 25 millones de marujas sigan amorradas y chutándose en vena las bazofias catódicas con la llegada de la TDT?

Hay que confiar en el Gobierno y es de esperar que tendrán ya a expertos ocupados en resolver este grave problema. Quizás para resolver problemillas menores como el paro, el descalabro de la economía o el advenimiento de todo un ejército de pobres, pueden esperar: Lo primero es lo primero.

Están pasando muchas cosas, pero da esa extraña sensación de que nos estamos convirtiendo en vegetales. Cada vez nos engañan más, nos estafan con más inquina, nos hurtan los derechos ante nuestros ojos, nos roban nuestros dinero con total impunidad y preferimos sentarnos en el sofá a ver el culebrón de turno o el partido del día.

Unos humoristas decían que se esperaban revueltas sociales en Europa. Será en la zona norte. Aquí en el sur, mientras la televisión siga funcionando, no creo que haya ningún peligro, pase lo que pase.

Miguel Wiñazki lo cuenta en Clarin. Ahí habla de la teoría del cultivo que ha sido estudiada y confirmada por psicólogos y sociólogos. Yo incluso iría más allá: La teoría del cultivo defiende esta peculiar relación entre seres humanos convertidos en vegetales. La técnica, sencilla. Se pone una semilla en un sofá mullido, se riega un poco y al cabo del tiempo nace un televidente que permanecerá viendo la televisión y empapándose de todo lo que ahí digan hasta su muerte.

Para evitar que el cerebro humanoide siga desarrollándose, el ejemplar consigue anularlo por completo y consigue vivir, si a eso se le puede llamar vivir, con una especie de cerebro vegetal básico, lo único que necesita para satisfacer sus necesidades más básicas.

Si el cerebro humano consigue desarrollarse suficientemente, los espécimenes de esta subespecie están preparados para extirpárselo antes de que pueda interferir en su vida latente de vegetal al frente de una pantalla inane.

La inmovilidad, la nadería y la ausencia de cualquier tipo de actividad en un buen número de estos espécimenes termina modificando su constitución y los encamina a un nuevo estado: el mineral.

La imagen la encontré en el blog Vengamos otros tu reino.

5 comentarios: