Biblioteca virtual de prensa histórica

Voy a escribir algo en el blog que cualquier día me echan a la calle en Crónicas de Esperantia. Con la que está cayendo, el staff directivo ya está pensando en hacer algunos recortes. De momento ya se están notando los primeros recortes y a partir de ahora las botellas de Don Perignon sólo se repartirán los lunes, miércoles y viernes.

En el apartado de locomoción también están haciendo recortes y van a sustituir los Hummer que usamos los redactores por humildes Porsche Cayenne. ¡Una injusticia!

Y ya están empezando a jugar con la comida. Se rumorea que van a despedir al cocinero con 7 estrellas Michelin que nos hace la comida a todos los de la redacción y nos van a dar unos vales de 100 euros diarios para almorzar en el restaurante de 5 tenedores de la esquina. ¡A dónde vamos a llegar! ¿Qué hacen los sindicatos? Cualquier día de éstos nos salen con que tenemos que dejar el picoteo de caviar durante la jornada laboral. Está todo muy mal.

Volviendo a lo que me ocupaba antes de estos tres párrafos de coña, se ha presentado la Biblioteca virtual de prensa histórica que tiene un nombre muy atrayente y, a priori, da la sensación de que va a ser algo útil y práctico. Están comenzando y es lógico que nos encontremos con algunas sorpresas desagradables, pero la intención creo que es muy buena.

Cuando veo el sistema de búsquedas que tienen siempre pienso por qué no se toman algo de tiempo para navegar y comprobar como funcionan el resto de los buscadores temáticos o incluso el omnipresente google.

Hay veces que el sistema de búsqueda es tan farragoso que es como buscar una aguja en un pajar; sabes que está ahí, pero para encontrar lo que estás buscando, tienes que revisar e ir desechando el resto. Quizás un poquito más de agilidad en las búsquedas sería lo deseable.

Pero dejémonos de menudencias. El hecho de tener acceso a un excepcional fondo de prensa histórica es una noticia grandiosa y que nos llena de alegría a los que pertenecemos al gremio. Es una gozada ir mirando diarios y diarios y no cansarse nunca.

Hasta el momento y por todo el trabajo que se me está acumulando, no he podido echarle un vistazo en profundidad, pero lo que he visto, al margen del sistema de búsqueda y de algunos errores que considero lógicos y humanos en un lugar de tal envergadura, invita al entusiasmo.

Creo que pasaré muchas horas buscando noticias, historias y opiniones. Te invito a hacer lo mismo.

La imagen la encontré en la Biblioteca virtual de prensa histórica y corresponde a un ejemplar de la revista científica Abeja correspondiente al año 1862.

2 comentarios: