Tiempo de llorar

Me viene a la memoria la estrofa del texto del pastor luterano alemán Martin Niemöller, erróneamente atribuída a Bertol Brecht en la que explica en unas cuantas líneas lo que significa ver que te están engañando, violando tus derechos, engañándote, humillándote, criminalizándote y no hacer absolutamente nada. Sólo quedarse tranquila y mansamente esperando que los matarifes vengan a por ti.

Creo que estamos asistiendo a una época sombría en la que unos cuantos oligarcas compinchados con políticos, pretenden esclavizarnos, robarnos, humillarnos y crear una nueva sociedad de castas: la de ellos, al margen de todo y por encima del mundo y el resto, unos meros siervos de la gleba.

Hoy el Gobierno español ha pagado su deuda contra los señores de la SGAE, a los que actualmente y en términos jurídicos, todavía no podemos llamar ladrones. A partir de hoy eres un delincuente. Tu Gobierno, el español, te considera a partir de hoy como un vulgar delincuente y como tal, te cobra una multa o impuesto porque como piensan que eres un delincuente, deducen que vas a delinquir y por ello te cobrarán la multa tanto si delinques como si no.

Es vergonzoso, pero en los países bananeros, los hechos vergonzosos son el pan nuestro de cada día.

Por cierto, tal y como comenté hace algún tiempo, hoy entra también en vigor el canon para visitar Crónicas de Esperantia, Confusión en Radio Esperantia y Vía.

Por cada visita que realice un miembro de la SGAE y sus secuaces deberá pagar 8.000 euros. Les rogamos que nos faciliten el número de cuenta y las visitas que realizan para hacerles el cargo.

Con gente tan sospechosa de este tipo debo cobrarles por si deciden copiar o difundir los contenidos de los blogs que mantengo y los venden en el top manta o en el mercado negro.

Me parece que en algún sitio llegue a leer que la democracia era el gobierno del pueblo, pero seguro que el libro contenía erratas y quería decir algo así como que la democracia es el gobierno para crear sectas con las que esclavizar al pueblo.

Termino el artículo con una versión libre inspirada en el famoso texto del pastor luterano:

Primero crearon la jornada de 65 horas, como se estaba jugando la Eurocopa y España estaba jugando bien, no me importó.

Luego consideraron a los inmigrantes como delincuentes, como yo no era inmigrante y España jugaba el domingo en cuartos contra Italia, no le di importancia. Preferí leer el Marca

Mas tarde el Gobierno impuso el impuesto revolucionario del canon digital, pero como la selección española estaba jugando muy bien y teníamos posibilidades de ganarle a Italia y además en Julio me iba a ir de vacaciones, me importó un pimiento, aunque me marcaran como delincuente.

Después empezaron a cobrarnos las llamadas a los que las hacíamos y a los que las recibíamos. Como yo no tenía novia y no usaba apenas el teléfono no me inmuté.

Mas tarde los tomates subieron a 6 euros, el pollo a 10, el litro de gasolina a 2 euros y los salarios no paraban de bajar.

Luego empezaron a criminalizar y denunciar a los bloggers por sus opiniones. Pero, ahora es ya demasiado tarde.

La imagen del pastor luterano alemán Martin Niemöller la encontré en Journey With Jesús.

7 comentarios:

Rómulo dijo...

La verdad la mayoría cree que sus problemas nacionales son únicos y que en otros lares no se dan cosas así y por ende asumimos cierto grado de "ser incomprendidos". Cuán equivocados estan (cuán equivocado estaba). Todos pasamos por una crisis propia que en el fondo esta tan unida a la del vecino como a la de merenjano y sutano al otro lado del planeta, an las antipodas.

Un artículo interesante y reflexivo. Con tu permiso voy a publicarlo en 2 de mis blogs (no pongo direcciones porque no quiero que pienses que deseo "promocionarm" de gratis con tu trabajo) en fechas diferidas incluyendo, como debe ser por supuesto, la fuente del mismo. Artículos como estos deben ser conocidos.

Un saludo desde Lima, Perú

Fran J. Saavedra dijo...

Me alegro que te haya gustado el artículo.

Por supuesto que puedes publicarlo en tus blogs. Todo lo que lees aquí es Creative Commons.

Gracias por las referencias.

Saludos

Anónimo dijo...

Socio de SGAE puede ser cualquier ser humano que rellene un formulario. Asimismo, el asunto del Canon es la transcripción de una directiva europea de obligado cumplimiento. Eres un demagogo de arriba abajo. Me alucina y me deja boquiabierto tamaña inquina. Y me temo que yerras el blanco. Los oligargas malvados existen, y este sistema de "neocastas" es cierto, pero no son los autores, no, son gentuza como César Alierta, presidente de Telefónica que roba a sus clientes impunemente, cobra un sueldo equivalente al presupuesto del Ayuntamiento de Las Palmas y que no hace tantos años se hizo rico vendiendo cáncer (sí, era presidente de Tabacalera, ahora Altadis, esa empresa que vende muerte a razón de 3 Euros el paquete a millones de adictos atrapados). O Botín, un tío cuyo banco ha tenido beneficios récord a costa de millones de clientes ahogados y esclavizados. En la sociedad del "proletario consumidor" que alimenta al "rico intocable" (la absolución de Los Albertos en este sentido es paradigmática), los enemigos están donde siempre, en el poder. Son las grandes fortunas que acaparan el 90% de la economía, que pueden derribar gobiernos o, como el caso de Altadis, paralizar leyes como la Antitabaco, de nula aplicación, mientras quedamos en ese aspecto a la altura de Albania. ¿Y me vienes con tu agravio por pagar un porcentaje de un dinero que se grava a los fabricantes pero cuyos oligarcas propietarios de transfieren a ti en un ejercicio de cinismo? Estás jugando a su juego y ni te das cuenta. Los que importan se están quedando con el mundo y vosotros mirando al Canon. Es que nos merecemos lo que nos pase. Porque efectivamente, el inicio de tu artículo es perfectamente aplicable a tí mismo. Te dejo la cita corregida a tu propia miopía. En serio, me alucina que estés tan absolutamente ciego. Tú y miles de personas. Creo que esta sociedad se está volviendo loca sin remisión.

"Un día fueron a por los negros, pero yo no era negro y no hice nada PORQUE ESTABA OCUPADO PENSANDO EN EL CANON; luego fueron a por los comunistas, pero yo no era comunista y no hice nada PORQUE ESTABA OCUPADO PENSANDO EN EL CANON; luego fueron a por los homosexuales, pero yo no era homosexual y no hice nadaP ORQUE ESTABA OCUPADO PENSANDO EN EL CANON; al final vinieron a por mi, pedí que me ayudaran, pero ya no quedaba nadie para ayudarme. TODOS ESTABAN DEMASIADO OCUPADOS DISCUTIENDO SOBRE EL CANON"

Pena. Solo siento pena.

Fran J. Saavedra dijo...

Estimado Anónimo: Estoy absolutamente de acuerdo contigo en lo que comentas sobre los oligarcas y demás gentuza que estan estableciendo ese sistema de castas, al que añado a los de la SGAE y demás individuos que pretenden criminalizarnos. ¿Es normal que te cobren una multa por si se te ocurre cometer un delito?

Según dices es una directiva europea. Últimamente Europa está legislando en contra de los ciudadanos: 65 horas, criminalización de inmigrantes, llamadas telefónicas, etc. De modo que no es garantía de justicia el que emane de la UE.

El Estado de Derecho se basa en la presunción de inocencia y con el canon se lo han cargado.

Claro que me preocupa que unos cuantos miserables nos quieran convertir en esclavos, creando un sistema infame de castas, pero dentro de esa lacra de miserables habría que incluir a las Entidades de gestión de derechos que están llenándose los bolsillos con un dinero que no les corresponde sisándoselo con malas artes al resto de los ciudadanos. El canon es sólo uno de los cánceres de este país, pero no te preocupes porque una sociedad mansa como la nuestra, hablará mucho, pero hará poco. Es lo que nos toca.

Ah, me da que en demagogia, me ganas por algunos cuerpos.

Por cierto, si eres de la SGAE, recuerda enviarme tu cuenta corriente para pasarte el cargo de los 8.000 euros por visitar esta página y se te ocurre comentar, difundir o grabarte estos contenidos. La gente de la SGAE y similares, tal como actúan son demasiado sospechosos como para confiar en ellos.

Yo no quería ponerlo, pero es una directiva oficial de Esperantia.com.

Saludos

Anónimo dijo...

Estimado Fran,

Espero de un adulto que responda a mi post como tal, no como un niño al que le han mentado la bicha.

Demasiados niños hay en el cuerpo de adultos en la blogosfera para que se añada uno más.

El refran chino aquel del tonto que mira al dedo en vez de a la luna al que el dedo señala es perfectamente aplicable a ti y a otros tantos niñatos (por mucho que estéis en los 40) que ni os molestáis en mirar ni entender por qué ni para qué se legisla.

La opinión no es válida "per se". La opinión que merece la pena es la informada, y lo demás es ruido.

Infórmate, aunque luego los resultados de tu investigación te contradigan. No pasa nada. Las perretas para los niños.

Saludos, y sigue perdiendo el tiempo en tonterías, y sigue mirando el dedo. En este país somos especialistas, al parecer.

Por cierto, todo esto del Anti-Canon lo creó la Asociación de Internautas cuando tú aún ni tenías modem. Y Víctor Domingo, presidende vitalicio, está a sueldo de un lobby. Así que PIENSA, porque le esáis haciendo el juego a otros.

Tontos. No merecéis otro apelativo. Niñatos y tontos.

Fran J. Saavedra dijo...

Anónimo: Estoy mucho más informado de lo que piensas o imaginas.

La única verdad que hay es que unos individuos le van a sisar a otros un dinero por si cometen un delito.

Si es una ley que han aprobado será legal. Será un robo legal, pero seguirá siendo una injusticia.

A mi me importa un pimiento de que viva la gente, mientras no vivan a costa de los demás.

Las entidades de gestión con esta medida están parasitándonos a todos los españoles.

Como ya tengo unos añitos con el blog en marcha, los descalificativos con los que me calificas, los pasaré al pozo de la ignorancia del blog.

No me gustan los atracos ni los ladrones y esta medida tiene toda la pinta de contener a ambos.

Saludos

JRMora dijo...

Curiosa forma de argumentar la de "adulto anónimo"
Cachondos discursos interesados y ridículos troles de mala baba con alma de correctores/censores universales.