Tiempo de llorar

Me viene a la memoria la estrofa del texto del pastor luterano alemán Martin Niemöller, erróneamente atribuída a Bertol Brecht en la que explica en unas cuantas líneas lo que significa ver que te están engañando, violando tus derechos, engañándote, humillándote, criminalizándote y no hacer absolutamente nada. Sólo quedarse tranquila y mansamente esperando que los matarifes vengan a por ti.

Creo que estamos asistiendo a una época sombría en la que unos cuantos oligarcas compinchados con políticos, pretenden esclavizarnos, robarnos, humillarnos y crear una nueva sociedad de castas: la de ellos, al margen de todo y por encima del mundo y el resto, unos meros siervos de la gleba.

Hoy el Gobierno español ha pagado su deuda contra los señores de la SGAE, a los que actualmente y en términos jurídicos, todavía no podemos llamar ladrones. A partir de hoy eres un delincuente. Tu Gobierno, el español, te considera a partir de hoy como un vulgar delincuente y como tal, te cobra una multa o impuesto porque como piensan que eres un delincuente, deducen que vas a delinquir y por ello te cobrarán la multa tanto si delinques como si no.

Es vergonzoso, pero en los países bananeros, los hechos vergonzosos son el pan nuestro de cada día.

Por cierto, tal y como comenté hace algún tiempo, hoy entra también en vigor el canon para visitar Crónicas de Esperantia, Confusión en Radio Esperantia y Vía.

Por cada visita que realice un miembro de la SGAE y sus secuaces deberá pagar 8.000 euros. Les rogamos que nos faciliten el número de cuenta y las visitas que realizan para hacerles el cargo.

Con gente tan sospechosa de este tipo debo cobrarles por si deciden copiar o difundir los contenidos de los blogs que mantengo y los venden en el top manta o en el mercado negro.

Me parece que en algún sitio llegue a leer que la democracia era el gobierno del pueblo, pero seguro que el libro contenía erratas y quería decir algo así como que la democracia es el gobierno para crear sectas con las que esclavizar al pueblo.

Termino el artículo con una versión libre inspirada en el famoso texto del pastor luterano:

Primero crearon la jornada de 65 horas, como se estaba jugando la Eurocopa y España estaba jugando bien, no me importó.

Luego consideraron a los inmigrantes como delincuentes, como yo no era inmigrante y España jugaba el domingo en cuartos contra Italia, no le di importancia. Preferí leer el Marca

Mas tarde el Gobierno impuso el impuesto revolucionario del canon digital, pero como la selección española estaba jugando muy bien y teníamos posibilidades de ganarle a Italia y además en Julio me iba a ir de vacaciones, me importó un pimiento, aunque me marcaran como delincuente.

Después empezaron a cobrarnos las llamadas a los que las hacíamos y a los que las recibíamos. Como yo no tenía novia y no usaba apenas el teléfono no me inmuté.

Mas tarde los tomates subieron a 6 euros, el pollo a 10, el litro de gasolina a 2 euros y los salarios no paraban de bajar.

Luego empezaron a criminalizar y denunciar a los bloggers por sus opiniones. Pero, ahora es ya demasiado tarde.

La imagen del pastor luterano alemán Martin Niemöller la encontré en Journey With Jesús.

7 comentarios: