5 años de vergüenza en Irak y algunos más en El Tíbet

Lamentablemente tenemos que seguir hablando de la actualidad, de esa actualidad lacerante que dibuja a unos seres humanos como verdaderas alimañas sin escrúpulos.

Tres miserables nauseabundos se pusieron de acuerdo para matar a millones de personas sin ninguna justificación, robarles su petróleo y hacer negocios con sus amiguetes y ahí seguimos.

Ahora andan dando clases de ética en universidades y se están muy contentos por su labor.

La guerra de Irak ya no es noticia, sólo ahora se habla de nuevo de esta masacre al cumplirse cinco años de la ocupación miserable.

Podría escribir líneas y líneas, pero es más de lo mismo. Me quedo con esta imagen escalofriante de una madre irakí abrazando a su hijo muerto, meses después de haber perdido a otro.

En el Tíbet las cosas tampoco pintan muy bien para los amantes de la paz. La miserable dictadura china, mimada por el resto del mundo por su mano de obra barata y su amplio poderío militar se pasa por el forro los derechos humanos y al resto del mundo les parece de perlas, incluso les regalan unos juegos olímpicos para que estén contentos. Creo que si fusilan a unos cuantos miles más e invade varios países o lanzan una bomba atómica les regalarán el mundial de Fútbol.

La hipocresía es lo que tiene, que en manos de miserables se torna elegante.

Y Dios no puede hacer nada en estas fechas porque se fue de Puente por Semana Santa. A ver cuando vuelva...

La imagen corresponde a una de las seleccionadas en el Semimario de fotoperiodismo de Atlanta. No he puesto ninguna foto sobre la situación en el Tíbet porque la cuota de sangre de este mes en Crónicas de Esperantia está ya suficientemente cubierta.

Actualización: Tal como nos cuenta el amigo Ramón Rey en los comentarios, puedes ver un completo resumen de estos 5 años en Moblogic.

2 comentarios: