Malas noticias para la libertad de expresión: Cierran Radio ELO

Siempre que escribo sobre estas prácticas fascistoides, siento que me repito demasiado, pero no soy yo, es el poder que sigue pisoteando los derechos más básicos de la Constitución, el de la libertad de expresión y todos los demás.

El Gobierno de derechas, cuyo ministerio correspondiente, a través del brazo ejecutor que tocaba, en este caso la Dirección General de Telecomunicaciones, ha decidido cerrar Radio ELO, según ellos porque no cumplía con los permisos pertinentes.

Si, si, Gobierno de Derechas. Si el PSOE es de izquierdas yo soy el arzobispo de Pretoria. Que los peperos no se hagan muchas ilusiones que tendría que estar muy muy borracho o drogado para votarlos. Y hace mucho que no bebo mucho.

¿Por qué no se dejan de chorradas y fusionan ya sus partidos? Sus métodos de gobierno no son muy diferentes en lo básico y en las elecciones la única diferencia está en las cosas que dicen que te van a dar si los votas y que luego no te dan. Tal para cual.

Curiosamente cientos, miles de emisoras de radio y televisión no han sido cerradas mientras emiten porno, concursos-estafa, programas bazofia sobre los últimos líos de la frikicutre de turno con el descerebrado casposo que toque, en la más absoluta alegalidad.

¿Que ha ocurrido entonces?

Muy sencillo. Radio ELO era una emisora de una Asociación de Vecinos del barrio de Orcasitas de Madrid. Era una radio contestataria, alternativa y que ofrecía algo diferente. Como al Poder le gusta la doctrina del pensamiento único, no podía permitirse que hubiera alguna voz que pudiera hacer pensar a algún miembro de la masa para que se saliera del rebaño.

Quizás no querían que la gente pensara que es un crimen el salario mínimo que tenemos, que es una canallada los sueldos miserables que se pagan, que en una sociedad razonable no se puede destinar el 80% del sueldo a pagar la hipoteca durante 30 años, que no pueden subir los alimentos básicos un 100% en un año, que el Gobierno ha decidido que todos seamos delincuentes por la implantación de un impuesto revolucionario como pago a quién sabe qué favores y miles de argumentaciones más que, si la gente pensara y analizara con seriedad, cogería un kalaka y se tiraría al monte.

En la democracia de atrezzo que padecemos en este país, sobre el papel están muy bien explicados los derechos, el truco está en que no se cumple ninguno. Creo que España es el único país del mundo donde los derechos que tienes en la Constitución tienes que peleártelos en los tribunales. Hay miles de casos.

Como saben que los españoles somos como somos y nuestra forma de protestar es irnos al bar a pedirnos una ración de gambas con una caña, mientras vemos el partido de liga, se aprovechan. Yo también lo haría. ¿Quién no?

Mi solidaridad con todos los compañeros de Radio ELO, y en especial a la única que conozco que trabajaba allí, Mi vecina Martier.

Ahora llega el principio del resto de la vida para Radio ELO, a la que podrás seguir escuchando, supongo, en su web a través de Internet. ¡Ánimo y adelante!

El logo de Radio ELO, lo encontré en su web.

3 comentarios: