El debate de dos candidatos al Congreso por la provincia de Madrid

En los países realmente democráticos los debates se centran en lo que realmente se debate y qué o por qué se realiza ese debate.

En las democracias de atrezzo como la nuestra, el planteamiento es diferente. Aquí dos de los muchos candidatos que se presentan al Congreso por la provincia de Madrid debatirán esta noche sobre temas absolutamente ajenos al propósito sobre el dónde y cómo se presentan.

Como a los partidos mayoritarios les va bien con este sistema que pulveriza a los minoritarios y minimiza las posibilidades de aquellos que pretenden cambiar el sistema, seguirán montando el teatrillo para seguir engañando a los que gustosamente quieren seguir permitiendo que se les engañe.

Si quieren debatir para que sirva de algo que hablen de los problemas de Madrid que es la circunscripción por la que se presentan. Si quieren validar este tipo de debates que cambien el sistema electoral e instauren las elecciones presidenciales, de ese modo, el debate de esta noche tendría algún sentido.

Pongamos un ejemplo: Imaginemos que el agricultor de Cuenca, Juan Rodríguez Rajoy llega a casa tras haber vendido su producción al estafador-intermediario de turno a 10 céntimos el kilo y que quiere enterarse de las opciones políticas que tiene para las elecciones del 9 de Marzo y decide ver el debate y le gustan los dos candidatos, pero tiene preferencias por uno.

El día 9 va a su colegio electoral en Cuenca para votar a su candidato y tras rebuscar entre todas las papeletas no encuentra ninguna en la que aparezcan ni Zapatero ni Rajoy. Le pregunta a uno que pasaba por ahí y le cuenta la triste realidad: Rajoy y Zapatero se presentan por Madrid y usted no puede votarlos. Sólo los pueden votar los de Madrid.

Esta noche supongo que le echaré un vistazo al debate encorsetado y manipulado (por ambos), pero no me servirá de nada porque yo no podré votarlos. Entonces lo que haré votar por otros.

No votaría por ninguno de los dos aunque pudiera porque son a cual peor, pero es una lástima que la democracia en nuestro país esté tan pasteleada y tan carente de legitimidad.

Como dato concluyente para comprobar la perversión del sistema electoral, en Canarias hay en disputa 15 escaños entre las dos provincias y ahora mismo gobierna en el archipiélago un partido que podrían darse con un canto en los dientes si consiguen 2 escaños de esos 15.

Democracia en estado puro como puedes comprobar.

La imagen es una alegoría de la democracia que encontré en Plataforma pro Files.

2 comentarios: