Malos presagios por malos gestores

Estamos asistiendo a la confirmación de las peores previsiones económicas que, en el caso de Canarias, producen escalofríos. El paro sube en todo el Estado durante 2007 una media del 5.27% en todo el territorio, pero en el archipiélago casi triplica esa cifra. Un demoledor 13,86% viene a desmentir las estupideces y engaños del discurso del presidente canario. El IPC, tampoco da tregua y andamos ya por el 4.3%, guarismos desconocidos desde el año 1995 y que nos sitúa 1.2 puntos por encima de nuestros socios y vecinos comunitarios.

¿Y qué decir de la orgía de subidas de precios que hemos padecido tras el cambio de año? Luz, teléfono, transporte, frutas, hortalizas, etc. No sigo para que este artículo no se me quede muy largo.

Ahora llega el momento de echar balones fuera y no parecer incompetentes de cara a las elecciones para que algún desinformado obsequie con su papeleta a los que siguen hundiendo la economía desde distintos lugares.

Desde el Gobierno del Estado ya andan diciendo que el problema es por las subidas del petróleo y el encarecimiento de los alimentos básicos, pero curiosamente a Alemania o Francia que compran esos productos en los mismos lugares que nosotros, no se les ha disparado la inflación.

El sangrante dato del paro si que es responsabilidad de los políticos de aquí. Una diferencia tan brutal entre el paro registrado en Canarias y en el resto de España no puede esconderse y resulta imposible echarle el muerto a otros.

El Gobierno de Canarias y sus inútiles profesionales son los culpables de que siga creciendo el paro y de que la miseria nos eche el aliento. No tiene la culpa de este dato el presidente del Gobierno de España, la Moncloa, un leñador de Wisconsin o el gobernador de Quebec.

Entonces, ¿el pueblo debe estar manifestándose ante esta crisis galopante, no?

Nada más lejos de la realidad. Aquí el debate, con lo que está cayendo, se centra en si había más gañanes el 31 viendo la televisión o haciéndola.

La imagen la encontré en la DGT.

1 comentario: