El especulador de alimentos y el vendedor de navajas le desean Feliz Navidad

Comienza la campaña navideña y con el disparo de salida se inicia para muchos la odisea de colocar alimentos más o menos apetitosos en la mesa familiar para las cenas y comidas especiales de estos días.

Este año un buen número de personas tendrán que probar suerte con la lotería antes porque con los precios que nos obsequian, es más rentable hacer las celebraciones en un Mc Donald´s.

Las subidas de los alimentos básicos en el último año se han convertido en insultantes y dignas de juzgado de guardia los argumentos de los especuladores para justificar estas subidas. Éstos desalmados argumentan que como se está empleando parte de las cosechas para fabricar biocombustibles, los precios suben. Hasta ahí lo entendemos. Lo que no dicen es que esa parte sólo supone el 5% de lo que se cultiva por lo que los precios no deberían subir excesivamente. De forma taimada y miserable ocultan que algunos especuladores han almacenado productos básicos durante algún tiempo para subir los precios.

El pagano es siempre el mismo, el ciudadano de a pie que con un sueldo tambaleante debe afrontar los excesos de una fiestas manipuladas hasta la nausea.

Como saben que un porcentaje importante de la sociedad poseen mentalidades manifiestamente mejorables, seguirán con las subidas porque, pese a todo, se seguirá comprando hasta la extenuación y en las mesas, ocurra lo que ocurra, todos los años habrá viandas para alimentar a varios regimientos de infantería por familia.

Estas cenas y celebraciones son demasiado peligrosas para aquellos que mantienen disputas latentes con sus familiares: comida en abundancia, alcohol en abundancia, mal rollo contenido, conflictos que hay que resolver algún día o enemistad permanente, convierten estas jornadas en tenebrosas. Observa las noticias el 25 ó 26 de diciembre y comprobarás lo que te digo. ¿Superará este año el índice de víctimas por reyertas familiares en Navidad?

La imagen de la copa de vino la encontré en Livinginbaires.

3 comentarios: