Las Islas Afortunadas

El Estatuto de Autonomía de las Islas Afortunadas no saldrá adelante esta legislatura porque los que cortan el bacalao en el Gobierno de las Islas Afortunadas quieren a toda costa mantener el sistema electoral que, a pesar de sus pésimos resultados, gracias al clientelismo provinciano y a unos cuantos analfabetos perfectamente aleccionados, les permite seguir machacando al resto.

El Gobierno de las Islas Afortunadas, nacionalistas según proclaman a los cuatro vientos, concede dos licencias de TDT a 2 empresas que no tienen nada que ver con Canarias, pero a las que se han visto obligados a premiar porque están aliados con el PP y a éste le interesa que haya medios de su cuerda para intentar comer la olla a la gente con sus estupideces y mentiras continuas. Quedan por adjudicar las licencias locales de la TDT, que presumiblemente recaerán en conocidos trompeteros mediáticos amigos de los que las conceden.

El Gobierno de las Islas Afortunadas tira a la basura en torno a 60 millones de euros en una televisión hecha por y para analfabetos, mientras 50.000 canarios se quedan sin las ayudas que les conceden como limosneo barato porque los han convertido en pobres.

Deduzco que como ya han constatado que no pueden engañar a los canarios inteligentes, están echando el resto con el nicho de analfabetos del archipiélago y por ello dedican toda su programación a ellos y a personas con déficit preocupante de neuronas.

Algunos gestores y adláteres del Gobierno de Canarias están siendo investigados por corrupción en unos casos y en otros han escapado por los pelos, al menos momentáneamente, tras mentir en al Parlamento de las Islas Afortunadas.

El individuo que sostiene al Gobierno de Canarias despilfarró los bienes públicos en el ayuntamiento de Las Palmas, por lo que se consideró que estaba lo suficientemente preparado para despilfarrar los bienes de toda una isla. Como demostró una extraordinaria capacidad para ello, se le encomendó despilfarrar los bienes de todas las Islas Afortunadas.

El sur de la isla de Gran Canaria, motor del turismo se parece más a un vertedero que a un lugar turístico que se precie. Ya sabes: precios abusivos, nula conservación y trato vomitivo a los que nos visitan. Un gran lema que han llevado a sus últimas consecuencias. Lo curioso es que ahora se quejan.

En la imagen, una bonita estampa del vertedero de la Degollada de la Yegua en San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria que encontré en Ecoboletín.

Me encanta vivir en las Islas Afortunadas.

No hay comentarios: