El juicio del 11-M cada día más difícil de entender

Me paso un buen rato cada día, intentando desentrañar la madeja que hay en torno al juicio del 11-M y cada día que pasa la encuentro más enredada. Por un lado la investigación se parece mucho a la que se hizo para intentar esclarecer el asesinato de JFK: todo desmadejado, enbarullado, con pruebas desaparecidas, chapuzas encadenadas, pérdida de pruebas. Un completo caos.

A todo esto, los diferentes medios han apostado por sendas teorías que defienden a capa y espada al margen de los hechos que se conocen y que resultan incuestionables. De las sesiones del juicio, mejor ni hablar. Da la impresión que los que están siendo juzgados sólo pasaban por ahí, y conforme se suceden las jornadas, al contrario de lo que cabría esperar, cada vez se sabe menos del asunto.

De momento sigo intentando aclararme un poco, pero todo es tan extraño, tan difuso, tan estrambótico que necesitas horas y horas para poder hacerte una buena composición de lugar porque si acudes a la prensa, cada uno arrima el ascua a su sardina y las informaciones se diluyen en torno a las teorías que defienden, bien sea apoyándo la propia o desprestigiando la ajena.

Todo este asunto me huele a algo raro y extraño que conoceremos tarde o temprano, pero que nos sacará de dudas. Aunque ahora mismo sé menos que al prinipio y perfiero esperar a ver como van desarrollándose los acontecimientos antes que pronunciarme.

Esperemos que no se demore mucho y en algún momento veamos algo de luz.

La imagen de la fachada de la estación de Atocha, la encontré en la Wikipedia.

1 comentario: