Benito Pérez Galdós: un novelista excepcional


Llevo algún tiempo esperando tener un huequecito para hablar de este escritor canario, español y universal. Llevo años pasando junto a la casa donde nació y viendo su cara continuamente en las calles, efigies, bustos y estatuas que su ciudad natal le ha dedicado. Incluso llegué a vivir un tiempo junto a la plaza de D. Benito en el barrio de Shamann. Y en la calle Doña Perfecta. En este barrio, casi todas las calles, evocan personajes, títulos de obras o episodios nacionales. Es el barrio galdosiano por excelencia, al margen de su casa natal en la calle Cano.
No voy a hablar de su biografía porque puedes leerla en El poder de la palabra, de donde saqué la foto, o en Cervantes virtual, página en la que también se han esmerado con la vida y obra de este genio de las letras.
Cuando veo la inmensidad de la obra de Gáldos, me siento pequeñito, insignificante. Como escritor no le llego ni a la suela de los zapatos evidentemente, pero siempre me ha llamado la atención cómo pudo escribir tanto este hombre. ¿A qué se dedicaba cuando no escribía?
Bueno, D. Benito tenía ciertas ventajas que yo no tengo. Nunca tuvo que configurar Windows ni buscarse los drivers para algún programa o para la impresora. También disfrutaba de un mundo sin televisión. Y como blogger hubiera sido un fenómeno. He podido leer algunos artículos de opinión que escribía en la prensa de la época y da gusto releerlos una y otra vez. Si quieres bajártelos en PDF, en Cervantes virtual, tienen el fichero. Es más. Puedes bajarte toda su obra en diversos formatos. No es pirateo. Ya no hay derechos de autor para sus obras. Son libres.

En Las Palmas de Gran Canaria se celebra el Congreso internacional galdosiano cada cuatro años. El último se celebró el pasado mes de Junio. En estos congresos cientos de expertos tratan la vida y la obra de D. Benito y leyendo las memorias, puedes aprender mucho. En la última edición, como es lógico, se trató del paralelismo entre Cervantes y Galdós.

Sería dificil decantarme por algunas de sus obras. Las novelas son geniales, las obras de teatro fantásticas, los episodios nacionales para leerlos una y otra vez.

En cierta ocasión sonaba para el premio Nobel, pero los cretinos de la época dijeron: ¡Hasta allí podríamos llegar. Que le dieran el Nobel a Galdós!. Gentuza la ha habido en todas las épocas. No obstante, conozco muy buenos escritores que no han ganado el Nobel. Eso es lo de menos. Si deseas acercarte a Las Palmas, en su casa museo, podrás disfrutar de mucha bibliografía sobre su vida cuando terminen las obras. Ahora están rehabilitándola, desde hace varios años. Dudo que la terminen para el bicentenario de su muerte en el 2020 o en el 2043 en el bicentenario de su nacimiento. Este ayuntamiento lo de las obras se lo toma con mucha calma. Tampoco podrás ver el teatro Pérez Galdós que también está en obras. Pero díles a tus biznietos o tataranietos que en el tricentenario vayan a visitarlo. Está francamente bien.

No hay comentarios: