Erdogan se hace con todo el poder en Turquía pese a la oposición de la mitad del país

El presidente de Turquía Recep Tayik Edogan ha ganado el referendum convocado este domingo que le otorga poderes casi absolutos al margen del parlamento. Con un resultado muy ajustado 5,20% a favor del Si y un 48,20% que optaba por el No, el presente del país dibuja un panorama muy polarizado y con las constantes denuncias de la deriva islamista y fundamentalista que ya ha comenzado a poner en marcha. 

El dirigente turco se enfrenta ahora a la impugnación de los resultados que ya ha anunciado que llevará a cabo la oposición que denuncia un buen número de irregularidades en el censo, en colegios electorales, etc, al margen de la manipulación general de todo el proceso con más del 90% de medios controlados por él y con decenas de miles de opositores, periodistas y disidentes en general encarcelados.

La UE también ha mostrado su preocupación por el resultado del referendum y ha puesto en entredicho los datos facilitados, lo que abre de nuevo la puerta al incremento de las tensiones en unas relaciones que no pasan por el mejor de los momentos tras los últimos episodios. La OSCE por su parte tampoco tiene muy claro la limpieza de la convocatoria.

Los analistas no se terminan de poner de acuerdo si la aprobación de los nuevos poderes de Erdogan será bueno o malo o incluso si influirán en el contexto geopolítico que estamos viviendo en Oriente Medio y Asia. 

En teoría la deriva islamista y radical de Erdogan debería ser una mala noticia para todos sus en teoría aliados, recordemos que forma parte de la OTAN, pero quizás y pensando a medio plazo estas nuevas atribuciones y sus consecuentes medidas que se irán incorporando en Turquía abrirán un nuevo abismo entre unos y otros y quizás la salidad o expulsión del país de la organización, lo que en un principio se planteaba como un hecho bastante improbable, con las nuevas políticas acelere su marcha.

Ni que decir tiene que con las nuevas medidas que ya ha anunciado, la entrada en la UE se antoja ya como una quimera difícilmente planteable, pero la UE también está convirtiéndose en un tiovivo sin rumbo e incluso su propia supervivencia pende de un hilo ante las próximas citas electorales que se avecinan. Este próximo domingo en Francia, por ejemplo.

Turquía se encuentra en una encrucijada muy compleja y debe decidir si quiere sumarse al bando de la paz, el progreso y el entendimiento u opta por islamizar todavía más el país y encuadrarse en el bando contrario, algo que será determinante para el futuro del país. Los próximos meses e incluso años nos ayudarán a resolver estas dudas.

La imagen de Erdogan y su mujer saludando tras conocerse los datos la encontré en Google.


No hay comentarios: