Monarquía, república, referendum, perroflautismo y casta

Desde hace ya unos cuantos años disfruto de la gran ventaja de no tener televisión en casa, ese elemento demoníaco que voluntariamente adquiere el común de los mortales para que les lave el cerebro y se lo deje bien limpio de ideas propias. Y menos mal porque por lo que leo por ahí, el bombardeo sobre la abdicación del rey está siendo antológico.

Como ya supongo que te habrás enterado, en España estamos de cambios en la Jefatura del Estado. De Juan Carlos I que ha decidido dedicarse a otra cosa, a Felipe VI. 

En unos días será coronado rey y volverá a quedar aparcado de nuevo el sistema que puso ahí a su padre, merced al dedo de un dictador. Es cierto que en el año 1978 se votó por mayoría la Constitución vigente que contiene los artículos correspondientes a la Corona y al sistema de Gobierno, pero ahí se metió todo. Fue un mejunje con demasiadas cosas para digerir para un pueblo que estaba ya cansado de 40 años de dictadura a la que quería poner punto final para empezar a fabricar algo nuevo.

Como es un tema que se dejó ahí medio colgando, a pesar de la Constitución del 78, unos cuantos ciudadanos reclaman la posibilidad de convocar un referendum para definir posturas. Yo estoy a favor y si fuera el futuro rey lo haría, porque de ese modo, de resultar afirmativo para la Corona, ya nadie podría decirle que es el heredero del heredero de un dictador y se acabaría el problema. Y si sale que no, pues se marcha y nos gobernamos como república y no pasa nada.

Lo malo es que una gran mayoría de los que se llaman republicanos sólo quieren reeditar la nefasta Segunda República, la de la guerra, la de la sangre, la del odio, la del enfrentamiento y la de la bandera española postiza que reivindican porque consideran que la española de siempre, la rojigualda, es franquista. 

Franco como bien sabes, fue uno de los primeros en disponer de una máquina del tiempo para transportarse al año 1785, crear la bandera y volver al siglo XX, como si nada.

A mi lo de la bandera me da casi igual, pero me llama la atención que se le esté dando tantas vueltas a que si debe ser esta la otra o la de más allá.

El analfabetismo histórico y de parte de nuestra historia es patente en muchos, pero tampoco se puede hacer nada al respecto, visto lo visto. A mi me encantaría poder votar en referendum qué tipo de gobierno quiero y ahora mismo supongo que me decantaría por la república, me parece algo más moderno que una monarquía caduca, pero si nos van a imponer los unos y los otros la Segunda República 2.0, me lo pensaré dos veces a la hora de votar.

He llegado a la conclusión, aunque tachen de ir de "sobrao" de que los españoles llevamos 2000 años o más enfrentándonos entre nosotros y sin ponernos de acuerdo, para dar alguna ventaja al resto de los países porque con el potencial que tenemos, caminando juntos y con proyectos comunes hemos conseguido grandísimos logros en todos los campos. Desde que tengo uso de razón recuerdo que el debate siempre o casi siempre se centra en gilipolleces que no han sido cerradas del todo o en conflictos que tienen soluciones sencillas, pero como somos así, hay que viajar con ese bagaje que nos ha tocado en suerte.

El rey no ha dado ninguna razón de su marcha y eso alimenta todo tipo de teoría sobre su abdicación. Creo que la irrupción de formaciones rupturistas que amenazan con acabar con la hegemonía de la casta corrupta que nos gobierna ha tenido bastante que ver, pero quizás tampoco nos enteremos nunca de las verdaderas razones.

La coalición PEPOE compuesta por los grandes garantes de la corrupción en España se están descomponiendo a izquierda y derecha y no sabes cuánto me alegro de ello. Quizás sea el momento del cambio de ciclo. A pesar de que considero a Podemos son algo así algo demagogos 2.0, no dejan de tener razón en muchas cosas y me estoy planteando votarlos en las próximas elecciones, aunque para ello deberían dejar de hacerse arrumacos con IU, otro de los puntales de la corrupción en España, que aguanta el cadáver insepulto del PSOE en Andalucia.

El PP por un lado no sabe cómo mantener contentos a sus parroquianos continuando con sus mentiras, falsedades e incumplimientos y el PSOE se debate entre el sentimiento republicano de la mayoría de sus bases y los deseos de mantener la casta dirigente con vida. Será muy interesante observar cómo digieren este trámite de la votación en el Congreso que puede suponer la puntilla para el partido.

Seguro que en los próximos días, semanas y meses vivimos momentos extraordinarios. Esperemos que sean todos para bien. 

La imagen corresponde a una viñeta que va rulando por ahí con diferentes textos, de la que he intentando encontrar el dibujante original, pero me ha sido imposible, Por eso no tiene enlace, pero si sabes a quíén pertenece, me lo comentas y no tendré ningún inconveniente en añadirlo al texto.

No hay comentarios: