Y si a Rajoy le interesara que nos intervinieran

Sigo leyendo todo lo que cae en mis manos sobre la situación económica por la que estamos atravesando y he llegado a la conclusión que a Rajoy le interesa que España sea intervenida y para ello está llevando a cabo un plan muy inteligente que culminará con el desembarco de la troika (los temidos hombres de negro) antes de que termine el año. 

La situación no puede ser peor. Hoy en otra subasta de deuda hemos tenido que pagar más del 6% de interés. Todos los indicadores económicos están bajo mínimos y nos muestran un sistema congelado, sin apenas movimiento. Nos han subido el IRPF e IVA y todavía se recauda menos que antes. 

Las 17 taifas autonómicas van a lo suyo e intentan con uñas y dientes defender su chiringuito de latrocinio, nepotismo y régimen feudal al que no quieren renunciar.

Los desmanes que delincuentes miserables han perpetrado en las Cajas de Ahorro intervenidas siguen asombrando al más pintado. La buena noticia para ellos es que esto es España y la Justicia sólo y únicamente encausa a los siervos de la gleba y gente corriente. Los señoríos feudales y toda su patulea nauseabunda pueden seguir cometiendo crímenes, delitos y estafas gigantescas sabedores que la Justicia que ellos controlan, dirigen y nombran, les salvará en pimera o segunda instancia o, si llega el caso, con los comodines del indulto, del sobreseimiento o de la prescripción. 

Rajoy sabe que los regímenes feudales regionales ya son ingobernables y el chiriguito que tenían montado ya no da más de sí. Ahora toca echarse las culpas unos a otros para salvarse de la quema, pero todos son culpables. 

No conozco ni he conocido nunca un país en el que sus partes luchen con la anuencia del propio Estado para destruírlo. 

La bestia ha crecido demasiado y se ha hecho mayor. Los cientos de miles de pesebreros, parásitos y sectarios de cada uno de los regímenes feudales que componen el gran régimen feudal español no pueden permitir que llegue el día en el que tengan que ganarse el sueldo con su trabajo y no con las prebendas que reciben por pertencer a cualquiera de las sectas malignas en las que que se ha convertido el panorama político español, salvo contadísimas excepciones.

El presidente del Gobierno tiene que elegir entre disputar 17 combates a muerte con cada una de las taifas o hacer los posible para que sea irremediable el rescate y que sea otra bestia mayor, la troika (los hombres de negro) los que le resuelvan el problema con los regímenes feudales levantiscos.

A todo esto, debe medir bien los tiempos porque la gente está ya hasta los cojones de que les recorten por todos lados, les suban los impuestos, mientras la casta parasitaria sigue viviendo a cuerpo de rey a nuestra costa y sin escatimar en gastos que corren por nuestra cuenta. 

Rajoy, si es cierta esta suposción mía, daría un golpe maestro y quizás salvaría su puesto, aunque este país es tan extraño y tiene una ciudadanía tan pastueña que cualquier cosa puede ocurrir. 

La liga empieza a final de mes y quizás la alineación tipo de Mourinho desvíe la atención del drama que seguimos padeciendo los ciudadanos españoles.

La imagen de Mariano Rajoy la encontré en el blog de Guille Ortíz.

No hay comentarios: