Una imagen para meditar sobre la estúpidez y la crueldad de las guerras

La imagen se comenta por sí misma, pero añadiré algunos detalles de los protagonistas: En primer plano acostada frente a su portátil Katherine Cathey pasa la noche junto al féretro de su marido, muerto en la guerra de Irak, horas antes de su entierro.

El fragor del día a día y el goteo cotidiano de muertos de uno y otro bando no nos debe hacer olvidar esta locura en la que un individuo miserable invadió un país para robarle su petróleo y sus riquezas sin importarle lo más mínimo las miles de vidas de sus ciudadanos ni las de los ciudadanos iraquíes.

Podría haber escogido también la foto de un niño reventado por una bomba, pero, lamentablemente ese tipo de imágenes nos las ofrecen como si de algo normal se tratara, a la hora de la paella o de los espaguetis con tomate, cada tarde en los telediarios.

La foto aparece en numerosos blogs. Yo la encontré en Poyi.org.

Actualización: Chinijito en los comentarios nos envía el soplo de otra imagen tan desgarradora como ésta.

4 comentarios:

Chinijito dijo...

En los comentaros de Menéame aparece otra foto igual de brutal: http://www.photojournalism.org/2007%20images/web/contest/singles/source/feature1.htm

Conrado Beltrán (no tengo blog, pero quizás abra uno en el futuro) dijo...

Las guerras tienen esa cara oculta, pero es irremediable que haya muertes.

Fran J. Saavedra dijo...

Chinijito, tomó nota y añado el enlace al artículo. Gracias por el comentario y el chivatazo.

Conrado, sería remediable si no hubiera unos cuantos miserables que les importa un pimiento la vida humana y con tal de ganar pasta son capaces de los crímenes más horrendos

Un abrazo

Anónimo dijo...

No se pueden imaginar allá en España lo que estamos pasando aquí en USA por la guerra. Muchas informaciones se ocultan sistemáticamente.